Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 QUEDAR BIEN CON TODO EL MUNDO ES IMPOSIBLE



Abril 01, 2016, 05:52:40 am
Leído 937 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 6945
    Mensajes

  • Karma: 6

QUEDAR BIEN CON TODO EL MUNDO ES IMPOSIBLE
« en: Abril 01, 2016, 05:52:40 am »
QUEDAR BIEN CON TODO EL MUNDO ES IMPOSIBLE



En mi opinión, gastamos demasiada energía y desperdiciamos una parte importante de nuestra vida tratando de agradar a los otros y resulta que quedar bien con todo el mundo es imposible.

Recuerdo que la lectura de un texto me dejó casi conmocionado. Me abrió la comprensión de esto de un modo que quedé realmente sorprendido. Sí, antes, yo también era de esos que trataba de agradar a todos y de quedar siempre bien con todos.

El texto, más o menos, era así:

-   “Hay una cosa que ni siquiera Dios puede hacer –le dijo el Maestro a un discípulo al que le aterraba la mera posibilidad de ofender a alguien.
-   ¿Y qué cosa es? –preguntó el discípulo-.
-   Agradar a todo el mundo –dijo el Maestro.

Ni siquiera el mismo Dios es capaz de hacerlo. Si uno comprende esto realmente, profundamente, con total claridad, se quitará un grandísimo peso de encima y se podrá permitir vivir su vida social de un modo mucho más liviano y con menos sufrimiento.

Muchas personas tratan de hacerlo y para ellas es interesante que averigüen qué es lo que les hace actuar de ese modo, porque tal vez se darán cuenta de que la razón que les mueve a hacerlo ya no es de su agrado, o se darán cuenta de que la insatisfacción que les queda en muchas ocasiones -porque no se lo agradecen lo suficiente o no se lo agradecen nada- lo que hacen por los otros, no les compensa y les deja fatal. Y no se merecen ese desagrado.

Tal vez uno descubra que lo que le hace actuar de ese modo es una caridad cristiana –mal o bien entendida-, o que es la generosidad desinteresada de su corazón –pero, atención porque en ese caso no le dejaría una sensación desagradable-, o que es su ego quien actúa buscando una recompensa que después no llega -pero sí le llega el resentimiento-, o que en realidad está haciendo una inversión y espera que le devuelvan lo que ha hecho por los otros. Cada uno puede tener un motivo distinto.

Conviene también contemplar como motivo el hecho de estar a las órdenes de un mandato que en el Análisis Transaccional se denomina COMPLACE, y lo obedecen aquellas personas que no son capaces de amarse a sí mismas y hacen lo que sea para conseguir de los otros cualquier atención, cualquier señal de agradecimiento, cualquier migaja de amor, y se convierten de ese modo en sirvientes esclavos de los otros.

En mi opinión, es un disparate -y un error que se paga caro- eso de querer agradar a los otros anteponiéndoles a nuestros propios intereses o de tal modo que incluso nos perjudiquen. Lo que Jesucristo dijo es “amarás a tu prójimo como a ti mismo”. No dijo que primero era el prójimo y uno mismo después. No dijo que más al prójimo y menos a uno mismo. Dijo “COMO”, o sea, en el mismo modo y manera y en la misma cantidad.

Los otros, por lo general –y nosotros mismos, que para los otros somos “los otros”-, se creen con ciertos derechos a que se hagan cosas por ellos –sobre todo en las relaciones de amistad o con los familiares- y que ni siquiera merecen después un reconocimiento y un agradecimiento.

“Quedar bien”, o sea, cumplir todas las expectativas que el otro ha hecho con respecto uno mismo es poco menos que imposible. El otro siempre es insaciable a la hora de pedir. Todo le parece poco.

 Se debe dar o hacer hasta donde uno considere justo y deseado, y no traspasar esa línea si no se considera realmente justificado.

Hay que preservarse para no hacer algo que después deje una mala sensación, que después se considere una injusticia –aunque por  vergüenza no se quiera reconocer-, y contar con que cada vez que se toma una decisión en el que están implicadas otras personas alguna de ellas puede quedar perjudicada, y no por la voluntad o intención de uno mismo, sino porque el otro se ha podido hacer ciertas ilusiones o ha pretendido imponer algo a lo que no tiene derecho.

Hacer algo por los demás, y quedar bien con ellos, es una noble y caritativa intención. Por lo menos, en la teoría. En la realidad, está claro que no siempre el resultado es acorde con lo deseado.

Entiendo que en algunas ocasiones haya que hacer un “sacrificio” con algo que sobrepase lo que es justo, pero hay que tratar de evitar que eso se convierta en una norma, y hay que recordar que uno, sobre todo, ha de quedar bien consigo mismo. Y no perjudicarse.

Por respeto y por dignidad, hay que evitar que “quedar bien” con los otros conlleve quedar mal consigo mismo.

Y esto no es egoísmo, sino justicia.


Te dejo con tus reflexiones…

« Última modificación: Abril 28, 2022, 04:41:32 pm por francisco de sales »

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020