Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 NO PONERLE ZANCADILLAS A LA FELICIDAD



Junio 04, 2011, 05:15:41 pm
Leído 1209 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 857
    Mensajes

  • Karma: 0

NO PONERLE ZANCADILLAS A LA FELICIDAD
« en: Junio 04, 2011, 05:15:41 pm »
Teóricamente es muy sencillo de explicar: Lo que nos hace sufrir no son las cosas que nos pasan, los infortunios a los que nos tenemos que enfrentar, sino la forma inadecuada en que lo gestionamos.
Lo grave no es lo que pasa, sino cómo nos tomamos lo que pasa, o lo que hacemos con lo que nos pasa.

El sufrimiento no es la verdad: es una elección.
Y no siempre es un maestro que nos trae una lección: a veces es sólo el látigo con el que nos flagelamos.

No soportamos tener incomodidades.
Preferimos el bienestar: no tener problemas, que todo vaya bien, que las cosas sucedan según nuestro gusto… pero la vida no es eso.
Mejor dicho, la queremos convertir en algo que no sea lo que es.

Desdramatizar la vida, y aceptar que pueden aparecer situaciones que no son de nuestro agrado, sería una buena forma de empezar a vivir con otro ánimo.
Y después, ponerse a resolverlos.
No negarlos y, en la medida de lo posible y si es su momento, hacer con ellos lo que corresponda para cambiarlos del lado desagradable al lado de los asuntos resueltos.
Los problemas, a veces, no son más que enanos disfrazados de gigantes.

A lo largo de la vida nos seguirán apareciendo realidades que no serán de nuestro agrado. Si las aceptamos con la naturalidad que el asunto requiere, nos ahorraremos mucho sufrimiento, un desgaste innecesario de energía, y un bache, que puede llegar a ser muy profundo, en el camino de la vida.

La sensación que nos queda es que nos han preparado más para sobrevivir que para ser felices.
Pocos argumentos y preparación nos han dado para disfrutar y ser felices.
La vida, tal como nos la presentan es disfrutar en la infancia, prepararse para trabajar casi todo el resto de la vida, tener un trabajo más o menos agradable que nos dará muchos disgustos, tener relaciones con personas que posiblemente nos traicionarán, llegar a viejos y ser una montaña de achaques.
De la felicidad se habla poco.
Aparecerá en momentos puntuales y, como mucho, nos dicen que tenemos que aprovechar esos momentos. Y poco más.
Somos presas para el desencanto.

La felicidad es para el que se la trabaja.
Para el que le presta atención,.
Para el que se propone conocerla y disfrutarla.
Quien haga algo por sí mismo tiene más posibilidades que quien se quede a esperar que le caiga del cielo, que le toque en un sorteo, o que le venga como un regalo del destino.

Reflexionemos sobre esto.
La felicidad merece cualquier esfuerzo o atención porque nos compensa grandiosamente.



 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020