Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA FE EN EL DESARROLLO PERSONAL



Octubre 06, 2016, 05:51:29 am
Leído 1042 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 7011
    Mensajes

  • Karma: 6

LA FE EN EL DESARROLLO PERSONAL
« en: Octubre 06, 2016, 05:51:29 am »
LA FE EN EL DESARROLLO PERSONAL


“Fe, en el sentido religioso de la palabra, es un nombre provisional que debemos usar sólo hasta que averigüemos, exactamente, cuáles son los lazos que nos unen a Dios. Después ya no hace falta: dejará de ser Fe y será experiencia y seguridad.”


En mi opinión, hay una gran necesidad de Fe –y no sólo religiosa- durante el Proceso de Desarrollo Personal, porque siempre aparecen enfrentamientos con uno mismo, sobre todo relacionados con reproches por actos o actitudes del pasado -cuando uno no era tan consciente como empieza a serlo ahora-, y aparecen casi siempre momentos de decaimiento, sobre todo al principio, porque da la sensación de que se hace un gran esfuerzo pero se adelanta poco. Parece que no compensa tanto esfuerzo y tanto sufrimiento para lo poco que se avanza.

Es como cuando uno empieza a “saber un poco” –de lo que sea-, que entonces es cuando se es consciente de cuánto más no sabe. Es eso de “Sólo sé que no sé nada”.

Cuando uno va avanzando se da cuenta de que los asuntos personales que tiene por resolver son muchos más de los que creía antes de empezar.

Lo bueno que tiene darse cuenta de ello –yo es que soy muy optimista…- es que mientras más cosas descubras que no te gustan de ti más te tienes que alegrar, porque cada uno de esos descubrimientos te debe despertar el pensamiento vital de que más cosas puedes mejorar de ti.

Es conveniente que aclare cuál es el sentido que yo le doy a la Fe, porque he empezado con una frase bonita que tal vez requiera aclaración.

Y conviene entender también que la palabra tiene dos interpretaciones totalmente opuestas. Para unos FE es “creer sin poder comprobar ni conocer” y para otros FE, en cambio, es “confianza absoluta”.

Yo pensaba y sentía la palabra Fe con la interpretación que me dio la Iglesia de ella, que venía a ser algo así como “la creencia en algo que no se puede ver ni tocar ni comprobar”, o sea, más o menos “creer porque sí”. O, peor aún, “porque lo digo yo”. Un dogma.

Me hablaban de un Dios con extremos opuestos y un carácter variable, muy cruel -como aparentaba en el Antiguo Testamento-, o muy amoroso y grandioso -como es en el Nuevo Testamento-.

Decían que hay que tener Fe en que Dios existe, en que el Cielo existe, y el infierno, y en que habrá una resurrección después del juicio final… y todo hay que creerlo ciegamente, porque simplemente cuestionarlo expone a una excomunión, y no se puede ni pensar en dudarlo, porque como Dios se entera de todos los pensamientos, pues se va a enterar de las dudas y luego podrá castigar por ello, o sea que no queda más remedio que… Fe y adelante.

La Fe, lo he averiguado más tarde, es otra cosa totalmente distinta y mucho más grandiosa: la Fe -míralo en el diccionario- es la SEGURIDAD de que una cosa es cierta.

Y el sentido es totalmente distinto.

Vamos a necesitar Fe en algunos momentos –no sólo o necesariamente en Dios, sino en la  vida y en uno mismo- y lo que quiero decir es que tenemos que estar seguros; no que tenemos que “pensar que…”, “creer que…”, “suponer que…”, sino estar absolutamente convencidos, estar llenos de esa seguridad que nos va a llevar adelante en lo momentos de menos fuerza y de dudas.

La Fe nos recordará que lo que nos está pasando –cuando nos sucede algo desagradable- es pasajero y circunstancial, que no hay en ese malestar un castigo, sino una lección, un paso adelante, una oportunidad de ser consciente de algo que nos va a llevar hasta el siguiente paso.

No digo que este Proceso en el que estamos es fácil. Sí puedo garantizar que va a ser precioso en el momento que sepamos verlo con claridad y valorarlo. Cuando hayamos dado unos cuantos pasos y miremos atrás notaremos una mejoría, una lucidez desconocida, y hasta una nueva forma de ver y sentir las cosas.

La Fe es la seguridad, la certeza, la ausencia de duda, pero desde la libertad, porque “se sabe” –porque uno “lo sabe dentro”, y no porque sea un saber impuesto- , y, como todas las verdades, puede andar libremente por donde quiera porque tiene confianza en sí misma. Es consciente de su naturaleza, y está receptiva a ser aceptada por cualquier persona. Y si alguien deja de estar seguro, la Fe prefiere que la suelten y que no traten de hacerla cambiar.

La Fe puede derivar en algo peligroso si no tiene claros sus conceptos y si no es bien entendida, porque hay quien, en vez de tener FE, tiende a AFERRARSE, y esto no es bueno.

Hay que saber que aFErrarse es agarrarse con desesperación a alguna opinión; aFErrarse es convertirse en fanático, y un fanático nunca es libre; aFErrarse es creer en algo sin dejar espacio para que entren un cuestionamiento o una duda que puedan dar luz.

Quien está “aFErrado” a algo no puede aceptar un cuestionamiento, porque no está abierto y receptivo, y teme que le roben la tabla de salvación a la que ha conseguido asirse; quien tiene Fe, tiene seguridad en su creencia, sin fanatismo, sin desesperación, pero también sabe escuchar otras opiniones y otras posibilidades, porque tiene una base firme sobre la que estar seguro.

Tal vez cuando Jesucristo dijo “tened Fe”, dijo “tened seguridad”.

La confianza en el buen resultado del Proceso de Desarrollo Personal que se ha iniciado ha de ser absoluta. Uno ha de estar del todo convencido de que está haciendo lo que es correcto y lo que es mejor para sí. Uno ha de estar convencido de que necesita y desea hacerlo. Uno ha de disponer de una fuerza interna que le anime en los momentos de desánimo y le ayude a encontrar el interruptor de la luz cuando se encuentre en la oscuridad.

Firmeza, fortaleza, fuerza, perseverancia, confianza, ánimo, espíritu, Fe… todo esto –y algo más- va a ser necesario para progresar en el Camino, así que provéete de ello y tenlo a mano para poder usarlo.

El resultado –vuelvo a garantizarlo- compensa todo el esfuerzo y los sinsabores.

Te dejo con tus reflexiones…


Octubre 06, 2016, 06:27:52 am
Respuesta #1

Desconectado Monica Ponce

  • Jr. Member
  • **

  • 84
    Mensajes

  • Karma: 0

Re:LA FE EN EL DESARROLLO PERSONAL
« Respuesta #1 en: Octubre 06, 2016, 06:27:52 am »
Hola Francisco !!!

Me ha gustado mucho este artículo porque me identifique con él, me he sentido en días pasados precisamente como lo relatas al principio del artículo que tengo muchos, muchisimos aspectos que trabajar en mí y en ocasiones me parece que voy muy lento, sin embargo, hoy, al platicar con una amiga al respecto al escucharme hablar he caído en la cuenta que empiezo a tener confianza y a creer que lo que he vivido y estoy viviendo son aprendizajes que me llevaran a ser mejor persona.  Estoy empezando a tener FE en mi propio desarrollo personal.

Saludos, Mónica  ;)
« Última modificación: Octubre 06, 2016, 06:34:31 am por Monica Ponce »

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020