Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 TÚ NO ERES TU MENTE



Noviembre 15, 2016, 06:41:00 am
Leído 818 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 7011
    Mensajes

  • Karma: 6

TÚ NO ERES TU MENTE
« en: Noviembre 15, 2016, 06:41:00 am »
TÚ NO ERES TU MENTE, NI SU ESCLAVO


En mi opinión, hay muchas personas que sufren innecesariamente, que hacen de su vida un martirio, que se sienten mal y agobiadas, o que están en una situación de la que no ven escapatoria, porque no son capaces de comprender algo que es demasiado elemental como para no darse cuenta y querer verlo: la mente es un instrumento a nuestro servicio.

Un instrumento NUESTRO que está a NUESTRO SERVICIO.

No es quien nos tiene que gobernar, quien toma las decisiones o piensa por sí misma con una capacidad infalible, no es un ente autónomo de nosotros mismos con permiso para decidir lo que crea conveniente, no es la guía a la que hay que seguir fervientemente con una devoción inquebrantable y sin cuestionar jamás sus designios que se han de acatar como dogmas.

Y quien cree en cualquiera de estas cosas está condenado, en una condena trágica, a perderse la capacidad de ser y sentirse libre de imposiciones, y a no decidir por sí mismo y crear sus propias ideas.

El error está en interpretar que uno es su propia mente, que los pensamientos de su mente son propios, que lo que ella presenta es lo que uno ha elaborado, y nada de esto es cierto.

La mente tiene la suficiente capacidad –y además es incansable- como para elaborar pensamientos por su cuenta, pensamientos que nos presenta como propios nuestros, porque uno cree que eso es lo que piensa puesto que ese pensamiento que se ha presentado ha de ser, lógicamente, de uno mismo.

No es cierto.

Las mentes no tienen, ninguna, la ecuanimidad y rectitud suficiente como para hacerlo bien de un modo natural, sin contaminación ni influencias, porque todas las mentes están determinadas y afectadas por una educación que nos impuso traumas, miedos, condicionamientos, errores, parcialidad inconsciente, o dudas y falta de confianza, además de otros inconvenientes añadidos.

Nuestra mente no siempre piensa lo que es más conveniente para nosotros, sino lo que es más conveniente para ella.

Las personas que siempre tienen la mente activa, que no pueden pararla, que sufren sus peroratas y desvaríos, que escuchan cómo les propone una cosa en cierto momento y poco después lo deslegitima y dice lo contrario, o que presenta varias cuestiones y ninguna es clara o definitiva, que soporta un runrún incesante de proyectos de ideas que vienen y van sin concretarse y sin aportar, son personas que deberían aprender lo dicho: que la mente es un instrumento NUESTRO que esta NUESTRO SERVICIO.

Y les sería muy útil aprender a pararla, primero, y a gobernarla, después.

Se la puede obligar a parar centrándose en una sola cosa que uno decida voluntaria y conscientemente, controlando el proceso en todo momento, y puede ser con una idea profunda o puede ser contando desde mil hasta cero y saltando los números impares. Cualquier cosa que la obligue a abandonar su rutina de distraerse en cualquier tontería.

Pensar es un proceso de relacionar ideas y experiencias, y es algo en lo que uno tiene que intervenir para decidir con qué está de acuerdo y con qué no, no vaya a ser que la mente presente por su cuenta ideas cargadas de un pesimismo innecesario o fantasiosas de cuento, o que padezcamos de una mente miedosa que se asusta de más e innecesariamente, o que tengamos una mente inconsciente o vaga o demasiado conformista o demasiado miedosa y nos coarte toda posibilidad de innovación y crecimiento, o, quién sabe, que aún se mantenga aferrada a principios que ya quedaron obsoletos.

Alto.

Para tu mente, y si la dejas divagar a su aire ten siempre mucho cuidado de no creerte todo lo que te proponga, y cuestiónate esos pensamientos aparentemente tuyos porque no son tuyos.

Más allá de la mente cotidiana hay una Sabiduría Interna y con ella es con la que se toman mejor las decisiones. Está un poco más allá y más adentro del ruido de la mente ordinaria.

Procúrate un espacio y tiempo de paz y tranquilidad y podrás acceder a ella.

Ahí es donde realmente eres y serás tú mismo.

Te dejo con tus reflexiones…








 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020