Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL SUFRIMIENTO SEGÚN TONY DE MELLO



Diciembre 02, 2010, 05:04:36 pm
Leído 1743 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6530
    Mensajes

  • Karma: 5

EL SUFRIMIENTO SEGÚN TONY DE MELLO
« en: Diciembre 02, 2010, 05:04:36 pm »
“Todos llevamos dentro de la cabeza un modelo de la realidad que nos ha sido inoculado por la tradición, la formación, la costumbre y los prejuicios. Cuando los sucesos de la vida y la conducta de las personas que están a nuestro alrededor son como el modelo, permanecemos tranquilos y nos parece que todo marcha bien; pero cuando no son como el modelo, nos alborotamos por dentro. El tal modelo, para colmo, es accidental y arbitrario. Cae en la cuenta de eso, y nada volverá a trastornarte.
El trastorno personal, mi sufrimiento, no viene de la realidad objetiva fuera de mí, sino del pre-condicionamiento dentro de mí. Quita el condicionamiento, y el trastorno desaparece. Mi manera de ver y de pensar, mis juicios y mis principios, aun mis gustos y mis preferencias, son el resultado del largo proceso de vivir en el complejo familia-colegio-iglesia-sociedad que ha moldeado mi mente y ha decretado cómo debo reaccionar “espontáneamente” ante hechos y situaciones. Reconocer que mis sufrimientos vienen de mí mismo es el primer paso para remediarlos.
Hay algo que te hace sufrir a ti y, sin embargo, no le hace sufrir a otra persona. Eso quiere decir que la causa del sufrimiento no está en la realidad objetiva, sino en tu manera de percibirla. El modelo que llevas dentro de tu cabeza es distinto del que otro lleva en la suya, y así fue como el mismo incidente a ti te afectó y a él no.
Si alguien te está molestando, fastidiando, sacando de quicio, piensa… ¿Cuándo le has dado permiso para que te moleste, te fastidie, te saque de quicio? ¿Con que le has dado poder sobre tu vida, eh? Le has entregado la llave de tu libertad, y ahora te diviertes cuando él te divierte y te fastidias cuando él te fastidia, ¿no es eso? Pues, ¡valiente persona estás tú hecha! Echarle a otros la culpa del propio malestar de uno es un escape, un mecanismo de defensa psicológico, un tratar de quitarse la responsabilidad de los hombros y echársela encima a los demás, un hacerse la victima inocente e indefensa que nada puede hacer más que sufrir pacientemente lo que otros despiadadamente le echan encima.
Si has de tomar medidas para contrarrestar el sufrimiento que te ha producido o pueda producirte, tómalas y arregla el asunto de persona a persona; pero lo que no vale es quedarse sentado sin hacer nada más que quejarte a los cuatro vientos de la injusticia de que eres objeto, y pretender que te tengamos lástima y te demos la razón. De ninguna manera”.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020