Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 DIFERENCIAS ENTRE UNA DEPRESIÓN ENDÓGENA Y UNA EXÓGENA.



Abril 06, 2018, 06:30:27 am
Leído 1006 veces

Desconectado OM

  • Hero Member
  • *****

  • 1503
    Mensajes

  • Karma: 0

DIFERENCIAS ENTRE UNA DEPRESIÓN ENDÓGENA Y UNA EXÓGENA.
« en: Abril 06, 2018, 06:30:27 am »
DIFERENCIAS ENTRE UNA DEPRESIÓN ENDÓGENA Y UNA EXÓGENA.

En primer lugar debemos decir que la única persona capacitada para distinguir uno del dos tipos de depresión es el especialista, casi siempre complementado por el psicólogo, los cuales con profundidad saben introducirse en el mundo interno del paciente, aunque el que uno siente por dentro, las emociones, sensaciones, malestar son muy difíciles de explicar.

Básicamente cuando una persona va a alguno de estos  especialistas es porque siente tristeza, todo lo ve muy negro, está desesperanzado, tiene angustia, cansancio, insomnio y también muchas veces dolor de cabeza, de estómago, incluso como una cierta dificultad para respirar.

Las preguntas que hacen los profesionales de salud mental, junto con las respuestas que les dan los pacientes son la primera herramienta que tienen para ver de qué tipo de depresión hablamos, porque hay muchos síntomas como los descritos antes pueden padecerlos unos y otros.

También se suelen hacer pruebas para medir la memoria y la concentración, tests sencillos o más complicados, interpretar dibujos, conversar unos minutos de un tema diferente de la enfermedad y así comprueban como está de capacidad de concentración y memoria. El uso de fármacos siempre suele ser una solución recurrente y que habitualmente no aporta mejoría al problema.

Con este material y el parecer contrastado los dos profesionales mencionados, si se trata de una persona adulta pronto suelen diagnosticar el tipo de depresión. Quiero añadir que una depresión es una enfermedad, como puede serlo cualquier otra, y no un defecto del carácter. Quizá ya lo he puesto en algún otro artículo, pero es que a menudo se nos cuelga la etiqueta de ser “personas raras” y lo que somos es personas enfermas.

La depresión endógena es más del estado del ánimo, sin que el paciente pueda usar la voluntad para que esta herramienta aquí no sirve. Es debida a causas biológicas y esencialmente heredada aunque sea de tercera, cuarta o quinta generación. No la ha desencadenado ningún problema. Es una enfermedad producida por un trastorno cerebral de los neurotransmisores entre otros elementos del cerebro, al menos eso es lo que yo sé.

Los síntomas generales de los dos tipos de depresión en el caso de la endógena son mucho más acentuados, sobre todo cuando se sufre una crisis. La tristeza que se siente es incomprensible incluso para las personas con las que vive el paciente, es una tristeza vital, sólo lo entiende-aparte de los profesionales-quien lo ha pasado, y si se ha dormido alguna hora, el despertar es pesado porque está ya cansado y la persona enferma es normalmente incapaz de levantarse.

También se tiene mucha sensación de inutilidad, de culpa, de no ser importante para nadie, no se tiene interés por nada-es lo que   coloquialmente diríamos “tanto me da”, la sensibilidad está a flor de piel, y las cosas no siempre se interpretan bien, acusa falta de afectividad aunque se tenga, en fin es un mundo complicado… Todos estos síntomas y además, se necesitan hasta el tuétano y sólo se pueden aliviar con tratamiento, haciendo ejercicios de relajación y muchísima paciencia…

A medida que el paciente se va recuperando de la crisis puede hacer una vida más o menos “normal” porque en general no se puede estudiar por falta de memoria y concentración, ni trabajar ya que la mayoría de enfermos están incapacitados para hacerlo , aunque sea un trabajo sencillo, pues cumplir con un horario, estar con los compañeros, levantarse de la cama, todo, conlleva angustia … se ha de llevar una vida tranquil.la intentando hacer lo que se puede, como es ahora un ejercicio físico moderado, natación, pasear, conversar, leer, escuchar música relajante …

Es importantísimo la ayuda y el apoyo de familiares y amigos en cualquiera de los dos tipos de depresión, sé que sale este tema en otros artículos pero nunca está de más recalcarlo, y en este caso más porque el proceso es largo y muchas veces la enfermedad se cronifica, quiero decir que no se cura nunca. – Por el contrario en la depresión exógena o reactiva normalmente hay una causa que la ha desencadenado. Puede ser la muerte de un pariente muy cercano, un revés económico, un fracaso en los estudios o el trabajo, la rotura del matrimonio, etc.

Además en el caso de este tipo de depresión, una vez asumida la situación que la ha provocado, o bien si ha sido un problema, cuando éste se ha resuelto, siguiendo las pautas de conducta del médico-incluido el fármaco si es necesario-, es más fácil salir adelante.

Por la experiencia de personas conocidas que han pasado por esta enfermedad, con el tiempo, suele ser casi más efectivo que el fármaco la visita esporádica al psicólogo, que es lo que hace un seguimiento espaciado según el grado de depresión que se sufra. Y normalmente el enfermo se cura en un porcentaje muy alto de casos.

La depresión acostumbra a acontecer una vez, mas es una enfermedad que acostumbra a provocar recaídas durante la vida. Otros pueden presentar esenciales síntomas de ansiedad e inclusive no son inusuales los pacientes depresivos que refieren contrariedades de pensamiento y memoria y solo después aceptan la presencia de otros síntomas. Complicad para conciliar el sueño o bien exceso de sueño.

Autor desconocido


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020