Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Encuesta

¿DE QUÉ COSAS DE TU VIDA TE ARREPIENTES?

De no haber logrado todos tus objetivos
0 (0%)
De no haber amado lo suficiente
1 (100%)
De no hablar más de tus sentimientos
0 (0%)
De permitir que no te respeten
0 (0%)
De no prestar atención a tu vida
0 (0%)

Total de votos: 1

 EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS



Septiembre 10, 2011, 05:58:50 am
Leído 4955 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6381
    Mensajes

  • Karma: 5

EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« en: Septiembre 10, 2011, 05:58:50 am »
EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS



En numerosas ocasiones he confesado una especie de obsesión que he tenido desde los trece años, y aún hoy me quedan bastantes reminiscencias, acerca de no perder el tiempo en mi vida.
Que es, en mi opinión, no perder el tiempo de vida.
De mi vida.

Me apetece alertar a quien no se haya dado cuenta aún de ello, que la vida se pasa.
Se acaba.

Durante mucho tiempo, sobre todo en la infancia, parece que sólo se mueren los que son viejos –nuestros abuelos y los abuelos de nuestros amigos- y los que están muy enfermos.
En esa edad, ni somos muy viejos, ni estamos muy enfermos, ni tenemos el mínimo interés en pensar en que la vida realmente se pasa.
Aún creemos en la mentira de la eternidad.

Cuando empezamos a ser adultos, los pocos contactos que tenemos con la muerte son los esporádicos entierros a los que tenemos que asistir, pero son los padres de los amigos, y los abuelos que aún quedan, quienes fallecen, así que tranquilos. Estamos en la plenitud de la vida: jóvenes, fuertes, orgullosos…

Es más adelante –a partir de los cincuenta aproximadamente- cuando uno se da cuenta de que esto va en serio.
El espejo no miente.
Ni la partida de nacimiento.
Y ya hemos asistido a demasiados entierros, y hemos puesto los pies en tierra comprobando que también nosotros vamos a morir, y que lo próximo que nos espera son los achaques de salud, las limitaciones mentales y físicas, el adiós a ciertas actividades, el adiós a bastantes amigos, y saber que si ya han fallecido nuestros abuelos y nuestros padres, los siguientes en la lista familiar somos nosotros.
Nosotros seremos los próximos en morir, y aunque no pensemos en ello, lo sabemos.

Hay una edad en la que ingresamos en lo que acostumbro a  denominar como “El tiempo de los arrepentimientos”, y es cuando se comprende de un modo ya irrefutable, y cuando se empieza a aceptar secretamente, que uno va a morir y que hay muchas cosas en la vida que no hizo, otras que ya no podrá hacer jamás, y otras de las que no se siente muy orgulloso de haberlas hecho, sino más bien arrepentido.

Uno se arrepiente de los abrazos que no dio, de los besos que se quedaron en los labios, de no haber cuidado más a su madre, de las palabras censuradas y los te quiero que se calló, de no haber ido a aquel sitio, de no comprarse aquel capricho, de no haber amado con más intensidad… descubre un almacén repleto de cosas de las que se arrepiente, y una retahíla de auto-reproches que han estado más o menos enmudecidos.

Ese es un momento feliz, aunque aparente ser lo contrario.
 
Aparenta ser un reto a una guerra, a una relación tensa de reproches continuos y de rabia amarga; aparenta ser el principio del resto de la vida instalado en una pena tensa, en una lágrima continua, en una infelicidad por esa realidad que tiene la vida de ser irrecuperable e irrepetible.

Y puede llegar a ser todo eso.

Lo que sería otro error, y otro motivo para un arrepentimiento posterior.




Hago una propuesta:

Tomar consciencia de lo leído, para que no siga incrementándose lo que en algún momento puede llegar a ser motivo de arrepentimiento.

¿Cómo?

Con mucho amor –y esto es un ingrediente imprescindible-, ver la realidad de este presente, aceptar que lo pasado está pasado, comprender que uno ha vivido del modo que las circunstancias o su mejor saber le han permitido, tratar de reparar si se puede lo que no nos guste de ese pasado, perdonarse o comprender si hay algo que perdonarse o comprender, y hacer un firme propósito de estar muy pendiente de no adquirir más motivos que en algún momento alimenten nuestros remordimientos.

El siguiente paso -mejor si es inmediato, aunque llevará tiempo hacerlo- es revisar y actualizar la escala de valores propios –qué es importante o primordial para mí, qué no estoy dispuesto a aceptar bajo ningún motivo, qué deja de tener importancia para mí a partir de ahora, etc.-, formalizar un compromiso consigo mismo de atención a lo que se decida hacer a partir de ahora, y de colaboración incondicional, y diseñar para el resto de vida un Plan de Vida lo más amplio y preciso posible, abierto a nuevas incorporaciones.

El Plan de Vida requiere, y esto es imprescindible, que sea factible.

Se puede diseñar de modo que requiera un poco de esfuerzo, porque eso es una motivación para conseguirlo, pero hay que evitar del todo lo utópico y lo imposible –nada de pensar en casarse con el Papa o dar la vuelta al mundo andando en menos de tres días-.

Un amor hacia sí mismo profundo es imprescindible, como ya he dicho.

Arrepentirse implica, obligatoriamente, el reconocimiento de que se hizo algo que ahora se comprende que no fue lo mejor o lo apropiado. Lo que nos lleva al auto-reproche, a la recriminación que lleva aparejada una bajada de autoestima, a la reprimenda que va a crear una brecha o un abismo en la relación con nosotros mismos, o al rapapolvo que vamos a asociar inconscientemente a las regañinas que nos hacían de niños y nos dejaban mal para una temporada.

No hay que oponerse a ese dolor que nos puede causar todo esto, ni hay que negarlo. Aceptemos la riña, aceptemos el disgusto y la lágrima, aceptemos el malestar inquieto… pero no nos estanquemos en ello.

Es mejor comprender que hicimos lo que podíamos hacer, lo que estábamos capacitados para hacer, o lo que no tuvimos más remedio que hacer, y no darle más vueltas al asunto. De algún modo, reconocer que no fuimos entonces el que somos ahora, sino otro con otra mentalidad y otras circunstancias.

El siguiente paso es abrazarse.

Y descubrir la fuerza de voluntad que tenemos en algún sitio, y prometernos que actuaremos de otro modo a partir de ahora, que escucharemos y nos escucharemos de otro modo, que vamos a ser muy conscientes de la vida que aún nos queda por delante, y que vamos hacer en ella y con ella algo de lo que nos sintamos satisfechos y orgullosos.

Es nuestra responsabilidad –tu responsabilidad-, y no me cansaré de repetirlo, hacer de la vida que te ha sido entregada una vida plena, compartida, honrada, amorosa, amable, feliz… una vida de la que te sientas complacido, y no arrepentido, cuando te llegue el momento de dejarla.

« Última modificación: Julio 01, 2012, 11:56:12 am por francisco de sales »

Septiembre 11, 2011, 06:52:44 am
Respuesta #1

mluhrig

  • Visitante
Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #1 en: Septiembre 11, 2011, 06:52:44 am »
Hola Francisco, hola a tod@s.

El arrepentimiento desaparece cuando comprendemos las razones por las cuales actuamos de la manera que actuamos en el pasado. El arrepentimiento no tiene más lugar cuando aceptamos que lo que hicimos (o no hicimos) ha sido lo mejor que hemos podido dadas las circunstancias. El arrepentimiento no tiene sentido cuando nos queremos, nos abrazamos y nos aceptamos como seres finitos, imperfectos, y llenos de errores, en el aquí y ahora. Todas nuestras acciones han tenido y tienen una razón, nada es casual, no hay nada de qué arrepentirse.

Vivir en plena consciencia, con responsabilidad, y en el aquí-y-ahora, también tiene que ver con asumir nuestros actos del pasado, con responsabilidad y sin arrepentimientos. En el convencimiento de que nuestras almas han necesitado de esas lecciones para evolucionar. Y con la voluntad de pagar nuestras deudas.

Arrepentirse no sirve de nada, lo que pasó, pasó. El pasado no vuelve. Podría hacer una larga lista de cosas que "no debería haber hecho", pero no estoy tan segura de no volver a hacerlas... Todo depende... de lo que necesite todavía aprender.

Miremos las cosas buenas que tenemos que son muchas más que las malas que hemos pasado. Lo malo ha servido para que valoremos lo bueno, para mostrarnos cuán afortunados somos. Las bancarrotas nos han enseñado a sobrereponernos, a surgir desde abajo, nos han mostrado nuestras propias grandes capacidades de renacimiento. Los malos amigos nos enseñaron a ser buenos amigos nosotros mismos. Los malos jefes nos han enseñado a ser buenos jefes el día de hoy. Los padres difíciles nos han enseñado a ser mejores padres y a manifestar nuestra propia identidad. Los amores truncos y los desamores nos han enseñado qué es lo que no queremos.

El paso del tiempo es imposible de detener. Más que arrepentirnos por cosas del pasado, debemos estar felices de haber llegado hasta acá.

Es mejor ver el vaso medio lleno que medio vacío.

Besitos Francisco!

Septiembre 11, 2011, 08:33:07 pm
Respuesta #2

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6381
    Mensajes

  • Karma: 5

Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #2 en: Septiembre 11, 2011, 08:33:07 pm »
Gracias, querida María Laura, por tu aportación que completa a la perfección lo que yo inicié.


Besos,

Septiembre 13, 2011, 03:31:12 pm
Respuesta #3

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6381
    Mensajes

  • Karma: 5

Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #3 en: Septiembre 13, 2011, 03:31:12 pm »
Esta es la aportación de Garbiñe a este post:


"Los arrepentimientos son la parte frustrada de cada uno, de deseos incumplidos, de acciones poco acertadas sin un "lo siento". No debemos olvidar q somos humanos y tenemos derecho a errar pero, si estamos atentos a estos desaciertos nos convertiremos en seres más evolucionados,  pero....¿Por qué dejamos a un lado lo que nos dá ilusión en la vida? Quizá por las tantas obligaciones diarias, por los miedos infundados desde la niñez que no son nuestros, sino de otros. Una vez escuché: Los niños no son recipientes vacíos a los que los adultos tengan la obligación de llenar, sino que los niños son velas, que tienen su propio potencial y los adultos sólo debemos a ayudar a prender esa vela para q el potencial de cada niño, ilumine.

Procederé a contar una historia:

Recuerdo q siendo ñiña, creo q todavía lo soy afortunadamente,  y cuando contaba con tan solo 12 ó 13 años de edad, mi padre me pregunto: "Hija, ¿qué quieres estudiar cuando termines el colegio?" Yo, respondí rápidamente: "Psicología" con toda el brillo y la ilusión en los ojos q un niño puede tener. Pensándolo ahora mismo y friamente, no sé a ciencia cierta de donde salío aquella decisión ya que en mi casa, no había ningún suceso demasiado "relevante", desagradable o grave,  como para tomar aquella decisión, más bien pienso q mi pequeño maestro interior estaba lúcido, rebosante y a su libre albedrio, como suele ser en los niños y que él, respondió en mi lugar

Esta respuesta fue desacreditada por los profesores de mi colegio, que le aconsejaron a mi padre que una carrera para mi, sería un esfuerzo en demasia ya que mi coeficiente intelectual según sus tests no era el esperado, reforzando esta conclusión además, con los no sé cuantos sobresalientes q sacaban mis amigas. En esta época, nació mi mandato NO VALGO PARA ESTUDIAR, del que yo muy erroneamente lo convertí en un absoluto, es decir, en NO VALGO PARA NADA, NO CONFIO EN MI Y NO MEREZCO NADA, SOY LENTA Y UN LARGO ETC.

Despúes de muchos años, creyendo firmemente en estos mandatos creados por otros y deformados por mi, he gestionado la vida en  mi contra con una insoportable desesperanza en mi corazón y en mi alma, que casi acaban con mi persona. Hoy, tengo 38 años y anhelo muchas cosas en mi vida, he decidido darle una oportunidad a ese maestro interior q fui acallando desde q era niña y por ello he buscado una respuesta a mi deseo. NO ME VOY A PERMITIR DARME LA ESPALDA A MI MISMA, quiero llegar a los 70 años con mi maleta de arrepentimientos lo más vacía posible y con la de ilusiones satisfechas lo más llena posible.

Mi trabajo actual, me deja tiempo libre y he buscado una respuesta económica factible para mi, cursando psicología a distancia. Soy consciente en todo momento de los sacrificios q me demandará esta decisión y de todos los cambios q conllevará en mi vida,  pero sé q me dará una SATISFACCION DIARIA q nada más me brindará.

Sí dejas salir tus arrepentimientos a flote y los escuchas, seguramente saldrán cosas q arreglar y perdonar pero, en definitiva eso será AVANZAR, ya que se creará una vida más satisfactoria, sin lastres q arrastrar".



Septiembre 14, 2011, 10:43:02 am
Respuesta #4

Desconectado flor del desierto

  • Newbie
  • *

  • 41
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #4 en: Septiembre 14, 2011, 10:43:02 am »
 Francisco:
Cada vez que te leo, algo queda resonando en mí  y me lleva a alguna reflexión  interesante, lo que  puedo decir es que he vivido en el tiempo de los arrepentimientos  desde que tengo uso de razón, y  de siempre he criticado lo que hice, y lo que dejé de hacer, lo que dije y lo que callé también, de tal forma que no había escapatoria posible al arrepentimiento,  después de tomar alguna decisión y a su respectivo  auto-reproche,  que además era muy severo y poco ecuánime. Con todos estos ingredientes  tomar decisiones ha sido materia postergada a tal punto que he permitido muchas veces que el destino o algunas personas lo hicieran por mí.
Me ha costado mucho llegar a  entender  que uno aprende de todos sus errores porque la vida es una escuela con muchas lecciones, que es humano equivocarse  y  que auto castigarse o darse golpes de pecho por las decisiones erradas, no soluciona nada del pasado  y nos tortura el presente.
Muchas gracias por tus propuestas, algunas de las cuales ya estoy practicando y otras vienen en camino.
Un abrazo

Septiembre 14, 2011, 06:06:52 pm
Respuesta #5

Desconectado elisa

  • Sr. Member
  • ****

  • 498
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #5 en: Septiembre 14, 2011, 06:06:52 pm »
Gracias a todas las chicas!!

Maria Laura: me ha gustado lo razonable y acertado de tu exposición.

Garbiñe: me ha emocionado lo que has escrito. Gracias por compartir cosas tan íntimas.

Flor del Desierto: me gusta tu actitud reflexiva ante la vida.


¡Ah!, y también gracias a Francisco, por supuesto.


Besos.

Noviembre 26, 2011, 10:56:00 am
Respuesta #6

Desconectado Ser

  • Sr. Member
  • ****

  • 294
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #6 en: Noviembre 26, 2011, 10:56:00 am »
Francisco:
Le agradezco profundamente que haya escrito este artículo porque me hace ver la vida de otro modo.

Gracias.

Marzo 21, 2019, 06:30:45 am
Respuesta #7

Desconectado adonis

  • Hero Member
  • *****

  • 1087
    Mensajes

  • Karma: 0

Re:EL TIEMPO DE LOS ARREPENTIMIENTOS
« Respuesta #7 en: Marzo 21, 2019, 06:30:45 am »
Interesantísimo artículo. Gracias.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020