Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CAPÍTULO 70 – TENER EN CUENTA SÓLO LOS INTERESES DEL OTRO



Noviembre 07, 2020, 05:41:39 am
Leído 60 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6158
    Mensajes

  • Karma: 5

CAPÍTULO 70 – TENER EN CUENTA SÓLO LOS INTERESES DEL OTRO
« en: Noviembre 07, 2020, 05:41:39 am »
CAPÍTULO 70 – TENER EN CUENTA SÓLO LOS INTERESES DEL OTRO
– EQUIVOCACIONES HABITUALES -


Este es el capítulo 70 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


“Es conveniente no olvidar que uno mismo es su responsabilidad primordial”.

Pensar que los demás se van a sentir perjudicados por la decisión de cancelar la relación -por ejemplo- y por esa razón no llevarla a cabo, aun cuando uno esté absolutamente convencido de que es lo mejor y es lo que quiere y es necesario, muy posiblemente sea una equivocación.

Si la razón que se utiliza -por ejemplo- es no querer que los hijos estén sin un padre pero estando el padre en casa lo que ven es una relación incómoda o violenta entre los cónyuges, y nada de amor y caricias, nada de compartir risas y momentos de felicidad, conviene saber que con esa decisión se les está haciendo un gran daño que puede llegar a ser irreparable.

Porque los hijos, mientras observan cómo conviven sus padres, están aprendiendo también lo que es una relación de pareja, y si es un desastre de relación lo que ven en su casa, cuando llegue el momento en que tengan que formar su propia relación de pareja copiarán el modelo que vieron en su casa –porque les puede parecer que eso es “lo normal”- e irán predispuestos al desamor y la falta de entendimiento, a formar una pareja desastrosa.

Por ejemplo, ellas puede que aprendan en su hogar, durante la infancia, que tienen que ser sumisas y sacrificar su felicidad por el bien de los otros, como vio que  hizo su madre, y ellos puede que aprendan que no es necesario respetar y cuidar a las mujeres, y por esas actitudes ambos  estarán criando hijos condenados al fracaso.

Uno no debe olvidar la responsabilidad implícita en la vida que es hacer de ella un motivo del que sentirse orgulloso.

Es bueno que uno tenga claro lo que es y lo que no es egoísmo, que tenga claro que merece ser feliz, que sepa defender de un modo asertivo sus derechos, que entienda que no siempre el otro o los otros tienen prioridad, que se defienda y se preserve, y tener claro que pensar en uno mismo es un acto de Amor Propio que le dignifica y le eleva… si no lo confunde con el egoísmo insano.

Es bueno que uno sea consciente de que pensar en sí mismo tiene prioridad, y que ha de hacerlo de un modo tal que se sienta satisfecho de hacerlo, que no le asalten remordimientos innecesarios, que no le afecten las voces de los egoístas ajenos reclamando lo que consideran sus derechos pero que no son más que sus deseos.

Es bueno entender sin fisuras que cuando uno deja de pensar exclusivamente en los intereses del otro, o de los otros, para dar preponderancia a los suyos propios, está haciendo lo justo, lo que es correcto en justicia. Siempre que se obre desde la justeza, hacerlo así es lo apropiado.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- La asertividad es una herramienta excelente para ejercitar los derechos propios.
- Cuando uno hace algo por el otro por propia voluntad, es amor. Si lo hace por imposición, es servilismo.
- Los derechos del otro acaban donde comienzan los propios.
- Atención a los que confunden ser buenos con ser tontos. Hay que cuidarse de ellos y evitarlos.


Francisco de Sales



 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020