Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CAPÍTULO 74 - CREER QUE TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES



Noviembre 11, 2020, 05:07:46 am
Leído 77 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6158
    Mensajes

  • Karma: 5

CAPÍTULO 74 - CREER QUE TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES
« en: Noviembre 11, 2020, 05:07:46 am »
CAPÍTULO 74 - CREER QUE TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES
– EQUIVOCACIONES HABITUALES -


Este es el capítulo 74 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


Algunas mujeres, después de haber tenido alguna relación fallida y de haber escuchado historias similares a la suya en las vivencias de otras mujeres, acaban convenciéndose de que “todos los hombres son iguales”. Antes o después –piensan- se acaba demostrando que “todos los hombres son iguales”.

Y con esta afirmación errónea acaban apagando su ilusión y conformándose con uno cualquiera, ya que, a fin de cuentas, según su pesimista y equivocada idea, “todos los hombres son iguales”.

Tener unas expectativas tan pobres es un agravio del que una misma es la propia víctima.

La mujer debe tener un muy equilibrado y muy correcto concepto de sí misma –conviene trabajar mucho con la propia Autoestima hasta ponerla en el sitio donde debe estar-, o tener, cuanto menos, un concepto que la haga interesante a sus propios ojos para que también pueda ser interesante a los ojos ajenos.

Si una mujer no está enamorada de sí misma, y no está satisfecha con su valía, difícilmente podrá mostrarlo. Con lo cual puede crear serias y fundamentadas sospechas en el hombre: “si ni ella misma se quiere, ¿por qué voy a quererla yo?”, puede pensar con buen criterio él.

Todos los hombres NO son iguales, como NO todas las mujeres son iguales.

Mi opinión es que la mujer antes de buscar pareja tiene que tener muy claro qué es lo que espera de un hombre, lo que le pide y lo que está dispuesta a tolerar, en lo que va a ser irreductible y en lo que va a ser flexible, lo que rigurosamente ha de ser siempre o lo que no ha de ser bajo ningún concepto. Y ser bastante rigurosa y respetuosa con las propias exigencias. Poner el listón más bien alto. Y si se le exige 100, no conformarse con 50. Si llega a 90, y se le ve con ganas de seguir mejorando, entonces sí se le puede dar una oportunidad. Todo lo anterior es aplicable, por supuesto, para ambos miembros.

No todos los hombres son iguales de mediocres o egoístas. Los hay excelentes. Los hay honrados. Los hay sinceros. Los hay nobles y sencillos, claros y abiertos, respetuosos y leales, intachables y honorables, atentos y amables. Los hay encantadores y humanamente hermosos. Los hay bellos por dentro, apacibles y buenos. Los hay de alma intachable.

Pero hay que buscarlos, e ir desechando por el camino a los que no estén a la altura, para no conformarse con cualquiera y, esto es importante: hay que ir a la relación con la cabeza muy alta, y con el convencimiento de que una es merecedora del mejor.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- No llegar con prejuicios a la relación.
- No juzgar a la otra persona sin conocerla bien.
- Cada persona es única y no se la puede valorar hasta conocerla bien.
- Es recomendable no conformarse “con cualquiera” como pareja.
- Si tu pareja no cumple ninguna de tus expectativas, cambia de pareja.


Francisco de Sales




 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020