Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CAPÍTULO 77 - CONFUNDIR “TENER PAREJA” CON “SER PAREJA”



Noviembre 14, 2020, 06:23:59 am
Leído 125 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6256
    Mensajes

  • Karma: 5

CAPÍTULO 77 - CONFUNDIR “TENER PAREJA” CON “SER PAREJA”
« en: Noviembre 14, 2020, 06:23:59 am »
CONFUNDIR “TENER PAREJA” CON “SER PAREJA”
– EQUIVOCACIONES HABITUALES -

Este es el capítulo 77 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER.


“Tener pareja” suena -aunque no siempre sea así- como un deseo egoísta que busca que otra persona aporte estabilidad, amor, sexo, compañía y bienestar, o cualquier otra necesidad que se tenga. Incluso la de cubrir el expediente de cara a la sociedad de estar ya emparejado y no solo o sola. Suena como algo posesivo. Aunque no lo sea.

“Ser pareja”, en cambio, es un compromiso que conlleva implicación, aportación, compartir, entrega, compañerismo, algo de renuncia consentida, futuro y, sobre todo, un proyecto común.

Es muy interesante revisar esto, porque quien vaya a la relación con la intención de “Tener pareja” y no con la de “Ser pareja”, está muy equivocado, y los resultados pueden ser muy distintos en función de la intención de cada uno de ellos.

Quien sólo esté interesado en “Tener pareja”, una vez que ya la “Tenga” –que nunca se llega a “Tener”-, puede relajarse y dar por terminado su esfuerzo y por cubierta su necesidad, con lo que, lógicamente, se producirá un estancamiento, y al mismo tiempo uno decepción para el otro, si es que el otro quería “Ser” pareja.

Si uno desea “Ser pareja”, sabe que es un proyecto a corto, medio y largo plazo, por lo que nunca se da por terminado. Es un proyecto con vistas a que siga aportando y al que seguir aportando para que siga creciendo.

Ese es el objetivo: hasta el infinito, todos los días, sintiéndose muy a gusto en la co-creación de ese propósito de “Ser pareja”, y sintiéndose beneficiador y beneficiario de su trascendencia.

No está nada mal preguntarse de vez en cuando por la relación que uno está teniendo con su pareja, haciendo un inventario de la situación, valorando el estado de cada cosa en su justa medida, revisando en qué cosas ha flojeado, cuáles se pueden potenciar, qué de nuevo se puede aportar, y, sobre todo, qué están haciendo uno y otro en y por la pareja. ¿Aportan lo suficiente?, ¿le prestan la atención que merece?, ¿se cuidan?, ¿”Son” pareja y se sienten como tal?, ¿se siguen preparando continuamente para ser pareja?

No está pero que nada mal hacerlo. Primero cada uno en solitario, para tener una idea clara de los propios pensamientos, y luego en compañía para ver y confrontar si el otro siente lo mismo y lo ve del mismo modo, y para ver en qué puede ayudar cada uno con sus ideas y qué desea o necesita del otro.

Y hacerlo sin miedo. Las empresas importantes hacen sus inventarios, su balance de situación, sus proyectos a corto, medio y largo plazo, y revisan si se cumplen sus previsiones. Y la pareja es una empresa muy importante.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- La pareja requiere ser actualizada para que no se estanque o recule.
- Ambos tienen que implicarse, por separado y en conjunto, para que siga creciendo y para el bien de ambos.
- La pareja es para vivirla y no simplemente para exhibirla.


Francisco de Sales




 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020