Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EL PELIGRO DE LAS RELIGIONES



Noviembre 28, 2011, 06:25:03 am
Leído 1013 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6504
    Mensajes

  • Karma: 5

EL PELIGRO DE LAS RELIGIONES
« en: Noviembre 28, 2011, 06:25:03 am »
EL PELIGRO DE LAS RELIGIONES


El peligro de la religiones, como de las ideologías o los partidos políticos, o todo aquello que ofrezca un sistema ya cerrado -en los que la fe, el acatamiento y las normas dictatoriales sean ingrediente principal-, un sistema en el que todo ha de aceptarse “porque sí”, es que no dejan lugar a la aportación personal que uno pudiera hacer, ni dejan espacio en el que uno pueda personalizar o pueda hacer que se concilie lo que le aportan con lo que anida en su interior.

La gracia de cualquiera de las religiones es que pueda haber una interacción, una interrelación entre uno mismo y ellas, que sean la base para un trabajo personal, que colaboren en que uno desarrolle lo que ya tiene y es.

También es importante que uno sienta que, aunque parezca que ya todo está visto y descubierto, uno hace una aportación a la religión, y le haga sentir que está en el Camino adecuado y acertado.

Es imprescindible ese Camino en el que uno siente que avanza, y que se siente mejor, más feliz, y más él mismo mientras avanza.

El peligro de las religiones está en cercenar las iniciativas de la persona, en encajonarla en unas normas rígidas e indiscutibles, muchas veces irrazonables, o ampararse en que está basada en dogmas que no permiten ni siquiera la duda.

El peligro es poner una distancia jerárquica, una soberanía entre lo poco que es uno y lo inalcanzable que llegan a hacer esa religión; que hagan sentir un desprecio o una falta de aprecio por el recién llegado, por el novato, por el que sólo aporta buena voluntad y su corazón.

El peligro de las religiones es mirar desde arriba a los creyentes, a los buscadores, a los esperanzados, y condenarles solamente a la obediencia y a esperar por si tienen suerte y un día se topan con un poco de las migajas de esa religión.

Lo bueno de las religiones sería el contacto directo, humano, de igual a igual, como Jesucristo hacía en su tiempo, o como Teresa de Calcuta hizo después: predicando con el ejemplo.

Esas religiones que dejan claro lo de “yo aquí y tú ahí abajo”, yo tengo el contacto directo con Lo Superior y tú no, y que una gran distancia nos separe, son un peligro.


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020