Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CONVIENE ASUMIR Y ACEPTAR EL PASADO



Enero 03, 2021, 06:33:43 am
Leído 174 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6501
    Mensajes

  • Karma: 5

CONVIENE ASUMIR Y ACEPTAR EL PASADO
« en: Enero 03, 2021, 06:33:43 am »
CONVIENE ASUMIR Y ACEPTAR EL PASADO


En mi opinión, todas las personas tenemos algunas cosas en nuestro pasado que no son de nuestro agrado, de las cuales nos arrepentimos, pero forman parte de la historia y son imborrables como hechos ciertos que han ocurrido.

Eso quiere decir que nos vemos obligados a seguir conviviendo con esa parte del pasado que no nos gusta y no podemos cambiarla, pero podemos comprender y aceptar y perdonar a ese que fuimos en el pasado, que no tenía los conocimientos o la experiencia que sí tenemos en este momento, que no era consciente de los resultados de sus actos y sus inacciones, o que actuó del modo que entonces era posible o que pensó que era el adecuado aunque posteriormente demostrara que no fue lo acertado.

Por eso de que nos va a seguir acompañando durante el resto de nuestra vida, es conveniente ver si hay una autocrítica agresiva cuando pensamos en lo pasado, si nos seguimos recriminando con la misma intensidad y crueldad o si ya hemos aprendido que eso no nos beneficia y ahora somos capaces de verlo como algo que, de alguna manera, ya no nos pertenece. Persistir en el dolor por los errores, por las injusticias, por todo aquello a lo que es imposible volver y cambiarlo… es absurdo.

Los disgustos y remordimientos por los que ya hemos pasado deberían haber logrado que nos demos cuenta de lo que aquello no estuvo bien sin necesidad de seguir insistiendo masoquistamente en castigarnos. No es necesario eternizar el arrepentimiento. Una vez aprendida la enseñanza no es necesario ni bueno quedarse en ello. Sólo es contraproducente y autoagresivo. Hay que trabajar en comprender esto y en instalarlo en la mente y en el corazón.

Cada uno nos necesitamos como amigos y no como enemigos para poder seguir bien. Aceptarnos y perdonarnos es una tarea que tenemos que hacer con naturalidad y sin demora. Cada uno tiene que ocuparse de estar bien, o por lo menos lo mejor posible, y tratarse mal por presuntos errores del pasado no es la mejor forma de hacerlo.

Cada uno tiene que hablar consigo y preguntarse, ¿de qué me sirve estar enojado conmigo por mi pasado?, ¿qué consigo de positivo? y esperar si aparece alguna respuesta que tenga una razón real. No aparecerá.

No se sigue aprendiendo machacándose con rabia. Se aprende fomentando y desarrollando la autoestima y, sobre todo, el Amor Propio.

¿Cómo se consigue el Amor Propio?, ¡amándose!, ¿y cómo amarse?, ¡buscando y desarrollando motivos por los que amarse! uno no es todo errores y cosas malas. Uno tiene fallos pero también tiene motivos por los que amarse, virtudes de las que sentirse satisfecho, gestos y hechos de buena persona. Es conveniente desarrollar aún más lo positivo y valorar también las cosas buenas.

¿Y si mi pasado está plagado de errores también me tengo que amar?  ¡¡TAMBIÉN!! No encuentro ningún motivo por el cual no hacerlo. Amarse es una misión a la que no se debe renunciar. Tal vez la vida no tenga otro sentido que el de llegar a aceptarse plenamente, ser feliz y amarse.

¿Y qué fórmula utilizo para asumir y aceptar todo mi pasado? Una especie de mantra que resulta muy útil si se dice con consciencia, con convencimiento, interiorizándolo hasta que resuene en el alma, hasta conseguir que se instale el perdón, porque es una gran verdad:

“No sabía, no podía, lo siento…”

“Hice lo que pude, o hice lo que creí mejor, o era la única opción que tenía”. Todos los pasados están plagados de motivos para el arrepentimiento. Es lo habitual. Pero la vida sigue y nosotros con ella. No es adecuado estancarse. No es apropiado.

Hay que consolarse. Y abrazarse. Y sonreírse. Uno se equivocó, se equivoca y se seguirá equivocando. Así ha sido siempre, lo es ahora y lo seguirá siendo a pesar de todo.

Conviene restarle gravedad a lo hecho en el pasado, lo cual no quiere decir que estuviera bien; es más adecuado rebajar la severidad de la autoacusación, no magnificar las cosas más allá de su justo valor, y no caer en la maldad de una falta de perdón, y no insistir en una flagelación que engorde inútilmente el penar y el pesar que de por sí ya tienen los pasados desfavorables.

Perdonarse no borra lo pasado, pero libera de la carga.

Perdonarse es darse una nueva vida.

Te dejo con tus reflexiones…


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020