Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CONSEJOS PARA MEJORAR LA RELACIÓN MADRE E HIJA



Noviembre 24, 2021, 06:28:22 am
Leído 27 veces

Desconectado Irene Zambrano

  • Hero Member
  • *****

  • 871
    Mensajes

  • Karma: 0

CONSEJOS PARA MEJORAR LA RELACIÓN MADRE E HIJA
« en: Noviembre 24, 2021, 06:28:22 am »
CONSEJOS PARA MEJORAR LA RELACIÓN MADRE E HIJA

El vínculo entre una madre y una hija es muy especial, pero no por ello deja de ser complejo. En ocasiones, este se puede tensar. Si quieres saber cómo mejorarlo, sigue leyendo.

Las relaciones humanas tienen su complejidad y el vínculo que se establece entre madre e hija no es una excepción. A pesar de ser una relación sumamente especial, tiene sus matices y sus diferencias, algunas de las cuales pueden crear una gran distancia entre ellas.
De todos los tipos de relaciones, esta es sin duda la más compleja. Las investigaciones al respecto así lo demuestran, en especial cuando la hija ha entrado en la etapa de la adolescencia.
Los consejos y las actividades que hemos recopilado a continuación te ayudarán a cuidar y mantener el vínculo sin importar la edad o el grado de deterioro en que se encuentra vuestra relación, tanto si eres madre como hija. ¡Comenzamos!

7 CONSEJOS PARA QUE UNA MADRE CONECTE CON SU HIJA

No existen diferencias irreconciliables. La mayoría de las veces la distancia que separa a una madre de su hija se puede acortar con la ayuda de pequeños y prácticos cambios.
Los estudios y las investigaciones afirman que la autoestima y la satisfacción social de una hija se correlacionan positivamente al mantener una buena relación con su madre.
Por supuesto, esta conexión entre ambas no surge de la nada. Detrás de ella hay compromiso y trabajo. Presta atención a los siguientes consejos para mejorar la relación con tu hija.

1. Cede un poco de espacio
Si existe algo que debes aprender como madre es ceder espacio cuando tus hijos te lo piden. Aunque una relación madre e hija se construye a través de momentos juntas, la desconexión es tan importante como estos para lograr fortalecerla.
Cuando se da un espacio entre ambas se aprecian más los momentos compartidos. Esto aplica a todas las edades: si es adolescente, deja que pase tiempo en su habitación o salga con sus amigos; si ya es adulta, no la presiones para que te avise por cada cosa que haga.
Además, presionarla para hacer actividades juntas de manera continua también puede crear tensión en ella. Sentirá que invades su espacio, que no la dejas ningún momento para su privacidad y que la impides practicar otras aficiones que le gustan o simplemente estar a solar con ella misma. Recuerda que cultivar momentos en soledad también es importante.

2. Aprende a perdonar
Sí, sabemos que es más fácil escribirlo que practicarlo, pero ninguna lista de consejos para mejorar la relación madre e hija está completa sin este principio. Muchas de las relaciones de este tipo encuentran su punto de quiebre precisamente por no aprender a perdonar.
Aferrarse al resentimiento no lleva a ninguna lado. Con frecuencia, perdonar está relacionado con sanar, y ninguna relación puede mantenerse cuando existe de por medio sentimientos negativos hacia el otro. No se trata de olvidar, sino de comprender. Tampoco se trata de aprobar, sino de reemplazar la crítica y el resentimiento por la construcción.
Si de verdad quieres recobrar ese vínculo entre madre e hija, debes estar dispuesta a dejar atrás el pasado. El hoy es lo que importa, el hoy es el cimiento desde el que se empezará de nuevo a edificar la relación. Si intentas hacerlo sobre las columnas del resentimiento, más temprano que tarde caerá al suelo.

3. Mejora tus habilidades para escuchar
¿De verdad escuchas a tu hija cuando habláis? Y, más importante aún, ¿escuchas aquello que no te dice? Mejorar tus habilidades en estos dos aspectos es clave para fortalecer la relación madre e hija.
Para ello, puedes poner en práctica lo que se conoce como escucha reflexiva. Cuando hables con tu hija, enfócate de manera atenta en lo que ella te dice y elimina cualquier tipo de distracción de tu mente. Y por supuesto, deja a un lado los prejuicios que tienes sobre las cosas que te va comentando.
Su tono de voz y su frecuencia, sus gestos, la velocidad con la que habla y su postura pueden indicarte cómo se siente. Si estos se relacionan con éxtasis, felicidad y alegría, entonces lo que te comenta es importante para ella. Y, por tanto, también para ti.

4. Practica la empatía
La empatía es la capacidad para ponerte en su lugar, desde su perspectiva, desde su visión del mundo. Un aspecto muy importante que te ayudará a comprenderla.
Es muy fácil opinar desde la comodidad de la experiencia, desde el fuerte de una vida ya vivida, pero probablemente tu hija no tenga tu misma experiencia, especialmente si está en la adolescencia. Por lo tanto, no esperes que tenga la misma concepción sobre el mundo y los demás que tú.
Es por esta razón que, y de acuerdo con los especialistas, la relación entre madre e hija cambia cuando la hija se convierte en madre. Es en este punto cuando ella puede experimentar una empatía maternal, y se acerca por tanto más a quien estuvo en la posición en la que ella se encuentra ahora.

5. Tómate el tiempo para pensar las cosas
Trata de reflexionar y no dar respuestas automáticas e impulsivas que por lo general te llevan a decir cosas de una manera inapropiada. Evita que el estado emocional del momento nuble tu razón y pronuncies palabras de las que más tarde te arrepentirás.
Siempre que puedas, reflexiona antes de decir algo, en especial cuando ese algo puede poner en jaque vuestra relación. A su vez, procura eliminar el sarcasmo, la ironía y la hostilidad en tus mensajes. Las primeras dos son barreras en la comunicación, la última una espina que hace daño a la relación.
La próxima vez que estés en una situación comprometida para responder, pon a prueba la regla de los 2o segundos. Tómate este tiempo para pensar detenidamente, calmar tus emociones y elegir con cuidado tus palabras. Pensar antes de hablar es una cualidad para practicar la asertividad.

6. No te cierres a sus enseñanzas
Una hija le puede enseñar a su madre tanto como una madre le puede enseñar a su hija. A veces, por estar en una situación de poder, creemos que nuestra autoridad y sabiduría está por encima de todos. Sin embargo, una relación sana consiste en situarse ambas a un mismo nivel.
Cuando haces esto, abres tus puertas para aprender de ella. No hablamos solo de habilidades o conocimientos prácticos, sino también de aspectos que puedan aportar a tu día a día y a tu forma de ser.

7. Mantén la mente abierta
Finalmente, el último de nuestros consejos para mejorar la relación madre e hija desde la perspectiva de la primera es mantener la mente abierta. Si siempre pones obstáculos y te diriges a ella desde una postura crítica, jamás podrás consolidar el vínculo que tenéis.
Solo abriendo tu mente, podrás lograr una relación sana, fuerte y duradera. Esa en la que los anteriores consejos están presentes.


https://lamenteesmaravillosa.com/consejos-mejorar-relacion-madre-hija/



 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020