Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 PENSAMIENTOS OBSESIVOS. - LOS PELIGROS DE LA RUMIACIÓN.



Noviembre 24, 2021, 06:30:41 am
Leído 54 veces

Desconectado buscador

  • Full Member
  • ***

  • 206
    Mensajes

  • Karma: 0

PENSAMIENTOS OBSESIVOS. - LOS PELIGROS DE LA RUMIACIÓN.
« en: Noviembre 24, 2021, 06:30:41 am »
PENSAMIENTOS OBSESIVOS.
LOS PELIGROS DE LA RUMIACIÓN

 
Es natural pararse a reflexionar sobre las experiencias dolorosas o las preocupaciones diarias. Con ello esperamos llegar a un nuevo entendimiento que reduzca nuestra necesidad y nos permita seguir adelante.
Pero este proceso natural de auto-reflexión a menudo sale mal, y en lugar de obtener una liberación emocional, simplemente tocamos las mismas escenas angustiantes en nuestra cabeza una y otra vez, sintiéndonos aún más tristes, enojados o agitados.
Volvemos a vivir las escenas de una ruptura dolorosa y reanalizamos todos los matices de esa última conversación, repasamos en nuestra mente cada detalle de los últimos momentos antes de vernos afectados por un trauma o pérdida.
Volvemos a vivir todas las reuniones en las que nuestro jefe nos criticaba frente a nuestros colegas, o ensayamos varias versiones de un enfrentamiento o discusión que no terminó como hubiéramos querido.
Esta necesidad de rumiar nuestras preocupaciones puede ocurrir en cualquier momento y ocupar nuestros pensamientos cuando salimos de compras, cuando estamos en la ducha, cuando estamos haciendo la cena, o cuando estamos tratando de hacer nuestro trabajo.
Antes de darnos cuenta nuestro estado de ánimo ya está en ruinas y las emociones se sienten más a flor de piel que nunca.
Los peligros ocultos de quedar atrapado en un ciclo rumiativo.
La rumiación se considera una forma desadaptativa de autorreflexión, ya que ofrece algunas nuevas ideas y sólo intensifica la angustia emocional y psicológica que ya sentimos. Puede parecer obvio que tales ciclos rumiativos son emocionalmente angustiantes pero menos evidentes son los riesgos importantes que suponen para nuestra salud mental y física.

– Las cavilaciones o rumiaciones crean un círculo vicioso que fácilmente nos puede atrapar. Este impulso puede ser verdaderamente adictivo, de manera que cuanto más rumiamos, más nos sentimos obligados a seguir haciéndolo.
– La rumiación puede aumentar nuestra probabilidad de caer en una depresión, y puede prolongar la duración de los episodios depresivos previos.
– La rumiación se asocia con un mayor riesgo de abuso del alcohol. A menudo bebemos cuando nos encontramos al borde de la irritabilidad y la tristeza que se derivan de nuestras constantes cavilaciones.
– La rumiación se asocia con un mayor riesgo de trastornos de la alimentación. Muchos de nosotros utilizamos la comida para manejar los sentimientos angustiantes que nuestras propias reflexiones provocan.
– La rumiación fomenta los pensamientos negativos. Emplear una cantidad tan desproporcionada de tiempo en los acontecimientos negativos y dolorosos puede colorear nuestras percepciones generales de tal manera que empezamos a ver otros aspectos de nuestras vidas también de forma negativa.
– La rumiación fomenta la dilación de los problemas. A modo de ejemplo, un estudio encontró que las mujeres con tendencias rumiativas que encontraron un bulto en su mama esperaron 2 meses más que las mujeres sin esta tendencia para programar un examen médico.
– Rumiar los pensamientos aumenta nuestras respuestas al estrés psicológico y fisiológico de tal manera que los riesgos de una posible enfermedad cardiovascular se multiplican.

ROMPER EL CICLO DE LA RUMIACIÓN

Debido a la naturaleza adictiva de las reflexiones intrusivas, una buena forma de romper el encanto irresistible de nuestra rumiación es pararla de golpe.
En concreto, debemos intentar atraparnos a nosotros mismos tan rápido como nos sea posible en cada ocasión, y encontrar la manera de distraernos para ocupar nuestras mentes con algo que no sea el centro de nuestras reflexiones.
Ya sea viendo una película, haciendo ejercicio, resolviendo un crucigrama o jugando al Tetris, cualquier cosa que nos obligue a concentrarnos nos obligará a dejar de rumiar. Con el tiempo, el hecho de evitar la reflexión y por tanto no reforzar su atractivo, hará que la necesidad de rumiar disminuya.

https://psicopedia.org/917/pensamientos-obsesivos-los-peligros-de-la-rumiacion/?utm_campaign=psicopedia-472021&utm_medium=email&utm_source=acumbamail



 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020