Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ¿POR QUÉ EL SUFRIMIENTO ES UNIVERSAL?



Enero 14, 2022, 06:01:05 am
Leído 43 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6677
    Mensajes

  • Karma: 5

¿POR QUÉ EL SUFRIMIENTO ES UNIVERSAL?
« en: Enero 14, 2022, 06:01:05 am »
¿POR QUÉ EL SUFRIMIENTO ES UNIVERSAL?


En mi opinión, una de las cosas que no tienen en cuenta edad ni estatus ni inteligencia ni país de origen de las personas son… los sentimientos. Nos afectan y parecen ser ingobernables –aunque no es cierto-.

Esa costumbre -que aparenta ser inevitable- de convertir en dolor, en impresiones desagradables, en sacudidas punzantes, todo aquello que nos remueve duramente está basada en un mismo principio: está provocado por la no aceptación incondicional de aquellas cosas que no acaban sucediendo tal como deseábamos.

Se sufre cuando no se cumplen las expectativas previstas, cuando teníamos una idea o una ilusión y sucede otra cosa distinta, y eso que sucede afecta a nuestras vidas –porque permitimos que afecte- de un modo descontrolado y excesivo en la mayoría de las ocasiones. Provoca una frustración que no siempre sabemos canalizar bien y se manifiesta con todo tipo de efectos negativos o psicosomáticos.

Los sentimientos que son agradables, se manifiestan en forma de felicidad, humor, alegría, euforia y otros estados similares que van acompañados de bienestar y satisfacción.

Los que son desagradables lo hacen aportando malestar, rabia, furia, desesperación, llanto, ira, destrucción, depresión… o con cualquiera de los aspectos de la expresión humana menos amables.

Ya se sabe que las emociones son inevitables porque son la expresión natural humana ante los sucesos, y se sabe que lo que puede volverse en nuestra contra –y en ocasiones contra los otros- provocando dolor, son los sentimientos, que es aquello en lo que nosotros convertimos las emociones al añadirles nuestra interpretación de rechazo o aceptación.

Lo complicado es que esos sentimientos son inconscientes. Ante esa sensación de que las cosas, o el mundo, se vuelven en nuestra contra, no reflexionamos con serenidad y ecuanimidad ante los hechos observándolos objetivamente, relativizándolos, comprendiéndolos o restándoles agresividad, sino que aplicamos, impulsivamente y sin pensarlo, toda la potencia con la que podemos expresar nuestra desaprobación y malestar. Y no es fácil imponerse fríamente ante uno mismo cuando lo que apetece es la manifestación sin control del revoltijo interno que mezcla desde la ira hasta la desesperación, desde el padecimiento hasta la frustración.

Esos sentimientos no aceptados implican una reacción del cuerpo entero. Durante ese estrés emocional el propio cuerpo se altera de un modo notable. No es sólo la mente la que se inquieta: el cuerpo refleja el estado interior. Todo se activa de un modo automático para repeler lo indeseado.

El sufrimiento es Universal porque en general tenemos poca tolerancia a la frustración. Si en vez de rechazar todo aquello que no nos gusta pero es inevitable fuésemos capaz de aceptarlo sin una épica oposición –lo que no quiere decir que nos guste- evitaríamos ese derroche de pasiones y arrebatos que pueden perjudicar a otros, pero principalmente nos perjudican a nosotros.

No propongo un estado de indolencia y frialdad ante los sucesos ingratos –somos Humanos y hacer eso es difícil- pero si propongo una reflexión acerca de lo que sucede cuando montamos en cólera y sobre ese regusto amargo que nos deja después nuestra actitud la mayoría de las veces. Si nos damos cuenta de qué pasa al reaccionar como lo hacemos, y si comprobamos que es mejor contar hasta diez –o hasta mil en algunas ocasiones- antes de explotar de un modo iracundo, podríamos tomar la decisión de relativizar las cosas que nos suceden, de verlas como situaciones pasajeras que son poco en comparación con toda una vida; que son circunstanciales, que no tienen una entidad tan grave como le adjudicamos, y que les damos un poder tan grande que manda en nosotros, nos descontrola y nos deja dolorosamente afectados.

Que “el sufrimiento es Universal” y que “el sufrimiento es opcional”, como frases que son, por sí mismas, no resuelven gran cosa. Otros dicen que “el sufrimiento sólo es necesario para comprender que no es necesario”. Pero si uno es capaz de integrar esto y no en la mente, sino en el cuerpo, en la vida, en el carácter, en el inconsciente, en el alma…de pronto verá la luz. De pronto, una comprensión sin palabras, rotunda, indiscutible, que no se puede desmontar, te hará ver que estás perdiendo la calma, el bienestar y la vida sufriendo innecesariamente. De pronto parece que todo se relativiza, que uno se deshace de una rueda de molino que llevaba aplastando su alma, y entonces es capaz de mirar con una leve sonrisa lo que antes miraba con temor.

El sufrimiento requiere más de una revisión, más de una reflexión, deshacerse de él, no darle permiso para que se instale y no acogerle. Esta es  una buena tarea que conviene que no aplaces.

En este artículo tienes más información:
¿ERES ADICTO AL SUFRIMIENTO?
https://buscandome.es/index.php/topic,13777.msg16211.html#msg16211

Te dejo con tus reflexiones…

« Última modificación: Enero 14, 2022, 06:04:23 am por francisco de sales »

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020