Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CÓMO NO SENTIR CULPA TRAS EL DIVORCIO.



Mayo 03, 2024, 06:25:27 am
Leído 161 veces

Desconectado lucía riaño

  • Sr. Member
  • ****

  • 358
    Mensajes

  • Karma: 1

CÓMO NO SENTIR CULPA TRAS EL DIVORCIO.
« en: Mayo 03, 2024, 06:25:27 am »
CÓMO NO SENTIR CULPA TRAS EL DIVORCIO.

La fiesta de cumpleaños de mi hijo mayor estaba terminando. Las madres llegaban ya a recoger a sus hijos, cuando las dos últimas se quedaron un rato y pudimos hablar.
Casi no nos conocíamos (soy nueva en el cole de este año) y no sabían que somos familia enlazada, así que sorprendidas me preguntaron casi al unísono “¡¿Estás separada tú también?!”. Ambas lo están y aquello dio lugar a una conversación agradable entre madres separadas. Y yo llegué a una conclusión: quiero volver a escribir sobre de la culpa.
Y hoy quiero contarte cómo hacer el camino de vuelta de la culpa, es decir, una vez que nos hemos metido en ese agujero que supone, un lugar oscuro en el que el sentimiento de no merecimiento, de inferioridad y de rechazo hacia una misma es lo que predomina y que llega a arrastrar hacia la inmovilidad e incluso al victimismo. Hacer el camino de vuelta es esencial, pues de lo contrario es fácil que vayamos en la vida a trompicones con una sensación de malestar generalizada y casi perenne. 
Cada emoción viene a darnos una información y la culpa lo mismo. Hace poco leía que la culpa viene a darnos una información muy valiosa porque nos hace saber que estamos yendo en contra de nuestros valores. Pero claro, cuando hablamos de separación y divorcio muchas veces nos vemos encerradas en el tormento de la culpa porque va en contra de los valores impuestos a través de la educación familiar, social y cultural.
No me cansaré de decir que la tradición judeo cristiana de la que venimos, supone un arraigo enorme a determinadas creencias limitantes que dificultan muchísimo vivir una separación o divorcio desde la plenitud. Puede que aunque estas ideas no existiera fuera con dolor, sí, pero podría hacerse desde la calma interior. Claro que precisamente por de dónde venimos, esto aun se hace tremendamente difícil y la consecuencia de esas creencias tan arraigadas en nuestro inconsciente es sentir culpa.
Por ello la separación puede ser una oportunidad para revisar nuestras propias creencias y valores. Tomar perspectiva y preguntarnos si esa creencia a mí me hace bien o no, si me da paz o no, y en función de la respuesta que obtenga mantenerla o modificarla. Pues la vida no va de lo que está bien o mal, de lo correcto o incorrecto, sino de lo que nos paz y lo que nos quita paz.

Así que si sientes culpa tras vuestra separación, es un gran momento para revisar los valores que rigen tu vida y después de reflexionar sobre ello decidir qué valores quieres desechar porque realmente no son tuyos sino más bien impuestos, cuáles quieres mantener y cuáles incorporar. Tal vez puedas incorporar el amor propio   .
De esta forma podrás hacer el camino de vuelta de la culpa a ti misma. Porque esta te aleja de ti y te lleva a un lugar oscuro y sombrío que no permite que tu luz y esencia brille.
La clave está en utilizar la culpa a tu favor. Luchar contra ella solo la hará más grande, mientras que si la reconoces y te paras a preguntarte qué información viene a darte, estarás escuchando a esa voz sabia que se halla dentro de ti y que viene a ofrecerte una información constructiva para ti y tu vida.

ME SIENTO MUY CULPABLE POR DAÑAR A MIS HIJOS

La culpa al pensar que dañamos a nuestras criaturas pesa especialmente porque su vulnerabilidad es evidente y por el vínculo que nos une, nos corresponde su cuidado y bienestar. Hoy quiero aportarte otra visión para tratar de arrojar para cuando la sientas y así ayudarte a hacer ese camino de regreso a ti.
Además, esta culpa no surge solo a partir de la separación, sino que ya asomaba antes y después en cuestiones de crianza del día a día, como al gritarles ante un momento de falta de autocontrol. 
Partiendo del hecho de que el aire que tú respiras contamina el aire que respira la persona que está contigo, podemos entender que absolutamente todos lo que hacemos influye en la vida de las personas de nuestro entorno, tanto nuestros actos como la omisión de estos. Cuanto más cuando se trata de las personas de nuestro sistema familiar.
Pretender protegerles de absolutamente cualquier situación de dolor es imposible. Y es que el dolor es inherente a la vida como lo es la alegría, por lo que no se trata de evitarles a toda costa cualquier malestar, sino más bien de acompañarles en las situaciones dolorosas para que así integren una forma saludable de transitar el dolor.
Es cierto que nuestras conductas puede dañar a nuestros hijos e hijas. Un grito daña, por ejemplo, es una falta de respeto que aunque está muy normalizada en nuestra sociedad, les perjudica. Pero es que el daño cero no existe, por lo que no se trata de fustigarnos y pretender el imposible de ser madres zen que nunca se alteran y siempre tienen una presencia y disponibilidad al 100% para sus criaturas y en calma. No. Nos necesitan auténticas, humanas, no perfectas.
Ahora bien, al ponerle conciencia al daño que puedan sentir, lo podemos reparar, y es precisamente esa reparación la que les ofrece la oportunidad de saber qué y cómo hacer al dañar a otra persona. Pues sin pretenderlo dañarán a otras personas de su entorno, y si en cuestiones del día a día reparamos el daño que podemos causar, podrán saber cómo reparar el suyo de una forma respetuosa y amable para ambas partes.
Cuando reparamos enseñamos muchas cosas y es un momento, también, de conexión emocional que estrecha el vínculo. Claro que con la reparación es importante que exista el compromiso con una misma de hacerlo un poquito mejor la próxima vez.
Para hacer el camino de vuelta a ti tras sentirte culpable por dañar a tus peques, puedes primero reconocer la culpa que sientes y mirarla de frente para después pensar (y si lo escribes a modo de lista de la compra mil veces mejor) en todas las cosas que hacer por tener y mantener vuestra conexión y fortalecer vuestro vínculo. Se trata de que cambies el foco, y en lugar de ponerlo en todo lo que aún te queda por hacer para mejorar, lo puedas poner en todo lo que ya sí haces y logras.
No mires hacia arriba de la montaña para lamentarte de todo lo que te llega hasta llegar a la cima, sino mira hacia atrás para alabar y celebrar lo que ya has logrado.

MI HIJO ME CULPA DEL DIVORCIO

Y en lo que respecta al daño que la separación puede causar en tus peques, recordarte que la separación y divorcio no son dañinos. Sí puede ser durante el período de adaptación un momento sensible porque se dan cambios importantes en sus vidas, pero atendiendo y cuidando sus necesidades emocionales, como ante cualquier otro cambio que puedan vivir, es suficiente.
Cuando sientas culpa porque por la separación sientan dolor o creas que les daña, recuerda que sentir dolor no es malo, sí desagradable e incómodo, pero no tiene por qué ser traumático. De hecho, que en su dolor tú les acompañes es una forma de integrar a transitar el dolor de una forma saludable y que les servirá para otros muchos momentos de sus vidas.
Recuerda también lo que te comentaba al inicio de este artículo acerca de las creencias limitantes. Para y reflexiona acerca de qué valores e ideas están confrontando en tu interior que te encierran en ese lugar oscuro que es la culpa. Pon perspectiva.
Y acuérdate también de poner el foco en las necesidades reales de tus peques (amor, cuidado, pertenencia, apego seguro contigo…) y que evidentemente puedes seguir ofreciéndoles más allá de que sus padres tengan una relación de pareja o no.
Y si la culpa la sientes también hacia tu ex, recuerda que los seres humanos somos seres interdependientes y que estamos interconectados.
Imagínate un círculo de personas. Una de ellas agarra con la mano el extremo de un ovillo de lana y el grueso del ovillo lo lanza a otra persona. La que ha recibido el ovillo agarra con su mano una parte de la lana y lo vuelve a lanzar a otra y así sucesivamente hasta que queda los hilos de lana que conectan a todas las personas entre sí tejiendo una especie de red en el centro.
Ante una situación así, cualquier movimiento que haga una persona va a afectar al resto de personas que sujetan la lana. Pues así es nuestra vida. Cualquier acto que hagamos producirá una influencia, un impaco, en la vida de otros.
¿Dejas de vivir para no generar ningún impacto? Aún así esa no sería la solución porque igualmente influenciarías en sus vidas.
Siguiendo con el ejemplo que te traigo, podrías elegir quedarte quieta, inmóvil, para evitar que tus movimientos influyeran en los cuerpos de las otras personas. Pero en ese caso estarías dejando de moverte como tu cuerpo te pide y necesita para dejarte llevar por los impactos e influencias que los movimientos de los demás ejercen sobre ti.
Pues en la vida real pasa exactamente lo mismo. Puedes elegir no hacer por no dañar, pero entonces estarías viviendo según la vida de los demás, condicionada por sus actos, decisiones e incluso viviendo a través de sus valores, no de los tuyos.
Amor. Eso es lo que necesitamos en esta vida. Nada más. El resto son accesorios que pueden ser muy agradables y hacernos la vida mucho más cómoda. Por supuesto, pero desde el punto de vista emocional y psíquico, lo único que necesitamos es amor, empezando por el amor a ti misma. Claro que si te faltó en tu infancia, resulta más difícil sentir amor propio y entonces la culpa es más pesada y el encierro en la cueva del malestar al que arrastra la culpa perdura más tiempo.
Por eso es importante que puedas hacer los caminos de vuelta a casa cuando sientas el peso de la culpa, para no quedarte ahí atrapadaPues por ser tú, por existir, te mereces vivir de una forma plena y abundante.
Seguiré escribiendo sobre la culpa porque está muy muy presente en las situaciones de separaciones y divorcios. Me ayudaría mucho saber qué es lo que más culpable te ha sentir para escribir sobre ello y ayudarte así.

https://creada.es/blog/la-culpa-en-el-divorcio/


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020