Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 VIOLENCIA DE BAJA INTENSIDAD EN LA PAREJA



Mayo 10, 2012, 05:58:55 am
Leído 1850 veces

Desconectado adonis

  • Hero Member
  • *****

  • 1134
    Mensajes

  • Karma: 0

VIOLENCIA DE BAJA INTENSIDAD EN LA PAREJA
« en: Mayo 10, 2012, 05:58:55 am »
VIOLENCIA DE BAJA INTENSIDAD EN LA PAREJA
(Ana Giorgana)



La violencia en pareja con violencia de baja intensidad pero que es permanente y constante,  sólo puede ser reconocida y explicitada por la persona que la padece, pero nadie le cree.

Este tipo de violencia de baja intensidad, se presenta y aparece tras bambalinas. Todo el exterior considera, que es una suerte tener una pareja como esa, simpática, llena de atributos sociales, sin embargo, en la intimidad, es una forma de desgaste y de intimidaciones, sobre todo, de provocaciones humillantes, y llenas de dolor, llenas de sarcasmo, y sobre todo de actitudes irónicas.

La violencia de baja intensidad se inscribe en la vida de las parejas en soledad, en la intimidad y sólo cuando nadie puede dar cuenta de ello. Es decir, en todas las situaciones sociales se muestra una cara, pero en la intimidad existe:

    Abandono físico.

    Abandono emocional.

    Insensibilidad frente a las necesidades de la pareja.

    Arréglatelas cómo puedes qué mis actividades, proyectos o intereses son más importantes que tú.

    Pero además, si destacas más en mi círculo social, no importa cuál sea, te va a ir como en feria si no te comportas de acuerdo a lo que yo necesito.

Vivir una vida en la violencia de baja intensidad, es una de las experiencias más desgarradoras y humillantes de vivir en pareja.

¿POR QUÉ?

Una especie de parálisis toma lugar. El miedo se apodera de nuestra expectativa de vida. Una de las condiciones y actitudes que más enturbian la vida en pareja es la actitud de la esperanza.  Walter Riso, un autor estudioso de la vida en pareja, considera que la esperanza, es importante quitarla de las relaciones, no sólo en las de pareja sino en cualquier ámbito de los vínculos humanos.

En mi opinión, la esperanza, está directamente relacionada con las expectativas, los deseos y las creencias, pero no con la realidad que cada pareja vive en su intimidad.

Y por intimidad no me refiero sólo a la intimidad sexual, sino a todos los aspectos que tienen que ver con la convivencia en pareja.

Esperar, es tener fe, tener ganas que algo ocurra en nuestra vida en pareja.  Y eso está muy bien cuando se trata de mi persona y de mis compromisos conmigo mismo.  Sin embargo, cuando centro mi esperanza en que mi pareja haga o deje de hacer algo, entonces empezamos a tener dificultades y, por supuesto, esta espera nos mantiene angustiados, desesperanzados, tristes, llenos de rabia, por momentos de culpa y paralizados, entre otros muchos sentimientos.

Pero cuando tenemos la esperanza de que mi pareja cambiará para tener una relación en armonía, seguramente la estamos pasando muy mal.

Cuando  una pareja se encuentra enganchada en  situaciones de infidelidad, por los motivos que sean, ¿qué les hace pensar que su pareja infiel cambiará, si durante años y años ha sostenido relaciones paralelas?.

De manera que si hoy lo sigue haciendo, es mejor que pierdas las esperanzas de que cambie, porque no lo hará. Aunque te lo haya prometido mil veces.

Si tu pareja siempre llega tarde a todos lados y no toma en cuenta ni siquiera avisarte, o prefiere quedarse con los amigos hasta tarde y no le interesan los compromisos contigo. Te deja plantada, no te avisa, se quedó con sus amigas.

No lo hará, seguirá teniendo las mismas actitudes y siempre llegará tarde, también no cumplirá sus compromisos contigo. Aunque te prometa una y mil veces más.

Sí tu pareja a menudo grita, resuelve los conflictos devaluándote, enojándose y ofendiéndote, y al final, te quedas con una sensación de humillación.

Así lo seguirá haciendo siempre, aunque te pida perdón y tú sigas esperando que cambie, no lo hará. Lo que deseo resaltar, es que si seguimos esperando que él o ella cambien no lo harán, es decir, lo sigue haciendo, porque yo continúo aceptándolo.

Mi esperanza es que él me trate mejor, que ella me valores más, que se comprometa en la relación tanto como yo. ¿Es necesario repensar nuestras esperanzas?

¿En quién estoy depositando la esperanza de mi valor, de mi aprecio y de mi persona?

¿En un hombre  abandonador?

¿En una mujer infiel?

¿En un tipo golpeador que no me respeta, ni a mí, ni a él?

¿En una pareja egoísta que sólo es capaz de ver y velar por la satisfacción de sus necesidades y gustos?

¿En un mal amor que sólo me da más dolor que bienestar?

Cuán desesperanzada requiere estar tu vida si te encuentras viviendo en una situación de esta naturaleza. La única esperanza se encuentra en cada persona en lo individual, pero sólo a través de acciones reales que permitan el cambio.

SÍ NO QUIERES SEGUIR VIVIENDO LO MISMO, NO SIGAS ACEPTANDO LOS MISMOS TRATOS DE TU PAREJA…

Se requiere poner límites.

Se requiere alta dosis de auto-respeto.

Se requiere un gran sentido de valía.

Y revisar de manera detenida que más que amor, me estoy convirtiendo en un adicto o adicta al dolor que mi pareja me da, y lo confundo con la esperanza del cambio. Ningún cambio opera fuera de nosotros mismos, el único cambio se inicia por nosotros mismos:

¿Quieres que tu pareja te respete?
Respétate entonces tú primero.

¿Deseas que tu pareja te valore?
Valórate tú primero no aceptando esos tratos.

Y sobre todo, no aceptes nada que te haga sentir humillada, indignada, resentida o actitudes que te denigren y te causen dolor.

Fácil no, pero de que se puede, se puede…

Considérelo, tal vez valga la pena quererse más a sí misma.


 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020