Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 EXPLORA TU CUERPO PARA ALCANZAR EL ORGASMO



Junio 06, 2012, 08:59:58 pm
Leído 1638 veces

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1423
    Mensajes

  • Karma: 1

EXPLORA TU CUERPO PARA ALCANZAR EL ORGASMO
« en: Junio 06, 2012, 08:59:58 pm »
Explora tu cuerpo para alcanzar el orgasmo

Conocer tu propio cuerpo es el primer paso que debes dar hacia el orgasmo. Aprende poco a poco a reconocer tus sensaciones. ¿Qué es lo que más te gusta? ¿Cómo reacciona cada parte de tu cuerpo? La exploración te ayudará a saberlo.

© Thinkstock
Empieza relajándote. Siéntate o túmbate en una posición cómoda, en una cama o un sofá. Respira lentamente y empieza por deslizar tus dedos por el pelo. Desplaza también los dedos por el rostro, sintiendo las curvas de tus labios y mejillas.
Baja las manos hasta el cuello. Tócate la nuca y la base del cuello, donde éste se une con el pecho.
Sigue bajando por los hombros y hasta los brazos. Quizá descubras que la parte interior de los brazos es especialmente sensible.
Toma los pechos con las manos. Dibuja círculos por la parte externa de los mismos. A algunas mujeres les gusta que les aprieten los senos, pero otras prefieren toques más ligeros. Avanza poco a poco hacia los pezones, muy sensibles a la estimulación. En general, cuanto más excitada estés, más intensa puede ser la estimulación de los pechos y pezones.
Luego, acaríciate el vientre. Un vientre suave suele ser considerado muy sensual.
Tócate y explórate el ombligo. Desciende por las piernas hacia los dedos de los pies. Los pies son más sensibles de lo que normalmente pensamos, especialmente a lo largo del empeine y entre los dedos. La parte posterior de las rodillas también es extremadamente sensible. Cuando vayas acercándote al pubis, notarás que la piel de los muslos se hace más suave.
Desliza los dedos por el vello púbico. Abre los labios externos con una mano y con la otra, explora los labios internos de la vagina. Tócate el área que rodea la vagina y el perineo, descubriendo poco a poco todas las sensaciones.
A continuación, acaricia suavemente el clítoris. Mueve los dedos alrededor de él con suavidad. Prueba con distintos toques, presiones laterales o círculos alrededor y sigue con pellizcos muy ligeros.
Lleva los dedos a la vagina. Si lo crees necesario, usa un lubricante. Comprobarás que la zona más tensa es el músculo pubcoccígeo (PC). Explora las paredes de la vagina notando sus distintas texturas y sensaciones. Descendiendo de la vagina hacia el ano encontrarás el perineo. Cuando están excitadas, a algunas mujeres esta zona les resulta muy estimulante. El ano y la zona que lo rodea también son muy sensibles.
Otras, en cambio, no se sienten cómodas acariciándose esta zona, así que no lo hagas si no lo deseas.
Cuando hayas completado la exploración, relájate durante unos minutos más.
Cierra los ojos y respira profundamente varias veces.Y a continuación, repasa las sensaciones que has experimentado: ¿Cómo te sentías mientras mirabas tus genitales? ¿Qué te ha gustado y qué no de lo que has visto? ¿Te ha sorprendido algo? ¿Qué has sentido mientras te acariciabas los genitales? ¿Y otras partes del cuerpo? ¿Has aprendido algo nuevo? ¿Qué tacto tienen las diferentes partes de tu cuerpo? No te asustes ni te eches atrás si en algún momento de la exploración te has sentido incómoda, es algo perfectamente normal: muchas mujeres nunca se han mirado los genitales con detenimiento o sólo lo han hecho cuando era imprescindible. Para realizar la exploración corporal necesitarás una media hora, aproximadamente, aunque, evidentemente, el tiempo lo marcas tú. Es importante, sin embargo, que estés en una habitación limpia y cómoda (ajusta la intensidad de la luz o de la música, si es que has escogido alguna).

No debes esforzarte en alcanzar el orgasmo a la primera de cambio. Lo importante es familiarizarte con lo que le gusta a tu cuerpo.

La terapia cognitiva
¿Qué ocurre si la exploración corporal que te hemos presentado no arroja los resultados que esperabas? ¿Qué pasa si experimentas sensaciones negativas? En tales casos, existe un sistema llamado terapia cognitiva que puede resultarte útil si experimentas este tipo de emociones: Para empezar, a medida que identifiques las emociones negativas, asegúrate de que las has clasificado correctamente. Por ejemplo, ¿es repulsión o asco lo que has sentido? Quizá tus sentimientos tengan más que ver con la culpabilidad o la vergüenza.
Aprender a concretar lo que sientes es un paso muy importante porque un sentimiento general es difícil de cambiar, pero otro más concreto puede modificarse.
¿De dónde vienen estas emociones? ¿Cómo has llegado a sentirlas hacia algo tan natural como es mirarse y tocarse? En muchas ocasiones, estos sentimientos tienen su origen en acontecimientos del pasado, la infancia o la adolescencia (por ejemplo, a muchas mujeres, sus padres o profesores les inculcaron que su cuerpo no es algo decente).
Examina desde otra perspectiva las bases de tus sensaciones negativas.
¿Realmente sigues creyendo que está mal mirarse o tocarse? ¿O más bien son sentimientos irracionales, residuos de experiencias negativas? ¿Cuáles son tus valores y creencias en la actualidad? Intenta crear y desarrollar unas frases de apoyo que te ayudarán a superar las emociones negativas irracionales. Puedes escribir o recitar mentalmente algunas ideas que te serán muy útiles. Por ejemplo:
«Ya no soy una niña y puedo tomar mis propias decisiones sobre lo que me parece correcto y lo que no.»
«Me gusta mirarme la cara, y el resto de mi cuerpo no es diferente. Todas las partes de mi cuerpo son parte de mí y puedo apreciarlas por igual.»
«Mis pechos y mis genitales me hacen mujer y pueden proporcionarme mucho placer. También pueden proporcionar placer a mi compañero.»
«Las cosas que aprendí de niña sobre mi cuerpo ya no están vigentes.» «No hay nada malo o antinatural en el hecho de aprender a disfrutar de mi cuerpo.»
«Las mujeres a las que respeto y admiro valoran su cuerpo y el placer que con él obtienen y dan.»



Biblioteca práctica de la salud. Vol. Sexo y salud

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020