Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 LA FELIZIDAD



Agosto 02, 2011, 06:07:21 am
Leído 5978 veces

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6530
    Mensajes

  • Karma: 5

LA FELIZIDAD
« en: Agosto 02, 2011, 06:07:21 am »
(Tranquilidad, que no me he equivocado con el título… es que me gusta cómo queda la mezcla de feliz y felicidad)




Lo primero, explicar un asunto por si aún no está claro:
No es lo mismo ser feliz que estar feliz.

Ser feliz, se refiere a contactar con la naturaleza de la felicidad, con la esencia, con lo que es.
Ser feliz perdura incluso cuando uno no está consciente de ello, aunque no lo manifieste exteriormente, aún cuando está durmiendo o pensando en alguna cosa.
Es un estado natural, que puede pasar desapercibido porque no conlleva manifestación exterior.

Estar feliz, se refiere a un momento puntual, circunstancial, del que se puede ser más o menos consciente, pero es un estado temporal, que se produce en un momento determinado por unas circunstancias determinadas, pero tiene un principio y un fin.
Se manifiesta notablemente.

Se podría ver de este otro modo y posiblemente fuera cierto: no se puede “estar feliz”. Se puede estar contento.
La felicidad es, según algunas definiciones, un estado de ánimo que propicia paz interior al mismo tiempo que satisfacción y alegría.


¿Qué se puede hacer para ser feliz?
Lo primero, no negarse la propia felicidad: ser feliz sin análisis, sin trabas, dejando que brote desde el interior.

Puede ser bueno provocar situaciones que asociamos a “estar felices”, por ejemplo, sonreír, reír y sentirse bien; ver películas de humor, contar o escuchar chistes, recordar cosas agradables o situaciones donde uno se encontró bien…

Estaría bien reencontrarse con la felicidad originaria perdida. Estas son algunas sugerencias:

A - Conseguir ser moderadamente feliz en el conjunto de la vida. Hacer un balance en el que meter todas las cosas buenas que has vivido a lo largo de tu vida, las cosas buenas actuales, tus características buenas personales, los logros alcanzados de los que te sientes satisfecho, aquellas buenas acciones que sabes que hiciste, aquellas gratas situaciones que viviste, la gente a la que amas y la gente que te ama… en fin, todas aquellas cosas que por sí mismas son capaces de hacerte sentir orgulloso o satisfecho.

B – Poner todos los medios posibles para estar feliz cada vez más a menudo; eso te puede conducir con más facilidad a darte cuenta de que eres feliz aunque no te estés dando cuenta, quizás por poner el listón muy alto a lo que te han dicho que es ser feliz.

C – Encontrar la felicidad que se halla en lo básico, en lo mínimo, en lo cotidiano. Simplemente al observarlo con otra mirada distinta puedes hallar la maravilla que se esconde en lo cotidiano.

D – Darte cuenta de que ser feliz no es carcajearse continuamente. No requiere de una manifestación exterior, sino de un darse cuenta interior. No es una expresión, sino un estado.

F – Atender conscientemente al deseo de descubrir lo que es ser feliz para ti. Hacer de tu felicidad un asunto preferente. Esto sólo es necesario hasta que te acostumbres a relacionarte con la felicidad de un modo constante. Después te das cuenta de que eres feliz y no necesitas estar pendiente de ello. Si quieres, evalúa de vez en cuando tu grado de felicidad, y decide.

G – Revisar tu autoestima. Estar a gusto con lo que eres, lo que tienes, y lo que haces. Esa es la base sobre la que se puede desarrollar la felicidad. Si no estás a gusto contigo, si no te quieres, si no te respetas, te garantizo que es imposible ser feliz.

H – Te resultará más fácil si no caes en las trampas de la falsa felicidad: si no deseas con dolor lo que no tienes (quizás esté bien si lo deseas y tienes posibilidades de lograrlo, porque eso sirve como acicate), si no te quedas bloqueado por tu envidia por lo que no eres ni serás jamás. Cada persona tiene una vida y es la única que puede vivir.


I - Te costará trabajo contactar con tu felicidad si sigues anclado en la rabia de que tu vida y tus circunstancias no son tan buenas como las de otras personas,

J – Basa tu felicidad en ti, en lo personal, no en circunstancias que sean ajenas, que no dependan de ti. Es una irresponsabilidad basar tu felicidad en lo que los demás hagan o te aporten.

K – Procura cambiar tu mentalidad en los aspectos de tu vida que lo requieran. Por ejemplo, no digas “tengo trabajo”, sino “estoy a gusto en el trabajo”. Eso te hará sentirte mejor y reactivará tu felicidad.
Y cambia la mentalidad, no sólo las palabras.

J – Si no eres feliz en este momento, o si no te consideras y sientes feliz, te tienes que replantear el asunto como un aprendizaje. Aprender a ser feliz. Algo innato –piensa en los bebés y en los niños durante su infancia- pero olvidado o en desuso, requiere contactar con ello de nuevo, y es mejor hacerlo desde el principio.

K - ¿Qué es para ti la felicidad? Esta es una pregunta muy difícil. La tendencia habitual es responderla con los estereotipos: tener salud, dinero, trabajo, amor, posesiones, ausencia de preocupaciones, entregarse a los demás, bla bla bla…
Pero la pregunta es clara: ¿Qué es PARA TI la felicidad?
Dedícale el tiempo que necesites para averiguarlo y responderla honradamente. No te engañes porque te pondrás a andar en el camino equivocado.

PARA TI.

No pienses en otros, no mires a los demás.
¿Qué es la felicidad PARA TI?


H – Encontrarle un sentido a tu vida te ayudará a relacionarte más con tu felicidad




Se dice que la felicidad es la consecuencia de la satisfacción de las necesidades. Si te parece razonable, averigua cuáles son tus necesidades reales –no las superfluas ni las utópicas- y verás que mientras menos necesidades tengas, más fácil te resultará disfrutar de la felicidad.
A medida que añadas “necesidades” a tu vida, más difícil te resultará satisfacer a todas y eso te alejará del sentimiento, o la realidad, de la felicidad.
Mientras menos “necesidades”, menos opciones para la frustración.

Recuerda esa frase que está cargada de sabiduría: “No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita.”

Si tomas como referencia los llamados Maestros, te darás cuenta de que no atesoran, sino que se desprenden. Piensa en Jesús, o en Gandhi, o en los Santos, o en quien tú quieras. Esa es una de las cosas que tienen en común: el desprendimiento de los bienes materiales, la falta de ambición por las cosas que sólo son de la Tierra, y la atención a las cosas que son del alma o de su fe.
La búsqueda de una felicidad que es eterna, que trasciende la vida en la tierra, pero sin renunciar en ningún caso a tratar de ser felices durante el tiempo de vida.



¿Y si he descubierto que no eres feliz, no encuentras motivos ni razones para serlo, y sientes que nunca lo serás?
No todo está perdido.
Es imposible que no esté la felicidad en ti. Puede estar más o menos relegada, o negada, o escondida, pero está, porque no puedes arrancártela o borrarla. Forma parte de tu naturaleza. Eres tú.

Tienes que confiar en que, a pesar de no haber encontrado razones para exteriorizarse, se halla dentro de ti esperando el reencuentro contigo.

Es bueno para ti que hagas un plan realizable de encuentro con tu felicidad y te pongas a la tarea. Nadie lo va a hacer por ti. (Personalmente, considero que cuando Dios le da la vida a una persona, eso lleva implícito el que la persona  se responsabilice de hacer con ella una vida plena y feliz)

Es bueno no aplazar, nuevamente, la tarea. Cada día que pases sin hacerlo es un día muerto o infeliz.

No te conformes con haberte hecho la pregunta. Eso no resuelve nada. Si te engañas con eso y crees que ya has hecho algo por tu felicidad, te engañas. Esto es un “tarea”. No se realiza por sí misma, sólo porque te gustaría que así fuera, o por el poder del pensamiento.

Y la feliZidad bien merece cualquier cosa que haya que hacer por conseguirla.








« Última modificación: Agosto 02, 2011, 06:49:34 am por francisco de sales »

Agosto 07, 2011, 05:20:20 am
Respuesta #1

Desconectado Luisa51

  • Newbie
  • *

  • 7
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #1 en: Agosto 07, 2011, 05:20:20 am »
Francisco,

Creo que esta frase lo dice todo.

Y la feliZidad bien merece cualquier cosa que haya que hacer por conseguirla.

Un Abrazo

Luisa

Agosto 07, 2011, 10:04:53 am
Respuesta #2

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 252
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #2 en: Agosto 07, 2011, 10:04:53 am »
Y a veces, muchas veces, te llega sin buscarla, sin quererla.

Estás simplemente afilando la punta de un lápiz, o acariciando las hojas de tu geranio, o tan simplemente ordenando el cajón de tus trastos favoritos, y............. te llega, te invade.

Realmente tengo dudas de si cuando buscamos la felicidad lo que conseguimos es su concepto y en muchas ocasiones ésto ya nos vale. No digo que sea así, pues no lo sé, pero podría ser una posibilidad también.

Saludos.


Agosto 08, 2011, 05:58:44 pm
Respuesta #3

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6530
    Mensajes

  • Karma: 5

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #3 en: Agosto 08, 2011, 05:58:44 pm »
Querido Tuareg,

Me he dado cuenta de esto:

Creo que la feliZidad es algo intrínseco en los humanos; o sea, que viene de serie, y en todos.
Otra cosa es la relación que tengamos con ella y la idea de lo que es.

La relación puede ser fugaz, esporádica, intensa, o nula; puede ser que la permitamos manifestarse exteriormente, o que nos demos cuenta de que somos felices, sólo una vez al año, pero siempre está ahí, dentro, dispuesta para ser sacada a la luz de nuestra consciencia de ella.
A veces necesita que nos relajemos afilando la punta de un lápiz para encontrar el hueco por el que manifestarse. En realidad, se asoma y dice: “estoy aquí, no me olvides”.

La idea que tengamos puede ser equivocada, por eso que dices de que la convertimos en concepto, y si asociamos feliZidad a estar riendo a carcajadas, a estar de vacaciones, o a conseguir “algo”,  eso puede ser bienestar o satisfacción, pero no necesariamente feliZidad.
Si uno “es” feliz –insisto en que creo que todos somos felices-, por el hecho de “serlo” obligatoriamente lo es a todas horas, aunque no lo esté manifestando o no esté pendiente de ello.
Creo que no se puede “estar” feliz; se puede “estar” contento, alegre, optimista, eufórico, entusiasmado, gozoso… “ser” feliz, es para todas horas, pero, en cambio, “estar” son estados temporales.

Es sólo una idea que acaba de llegar a visitarme.
¿Qué te parece?




Agosto 08, 2011, 08:16:47 pm
Respuesta #4

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 252
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #4 en: Agosto 08, 2011, 08:16:47 pm »
Bueno, pues me parece que si esta idea ha venido a visitarte, harías bien en darle acogida, ofrécerle un café, charlar con ella e intenta captar qué te dice y a dónde te puede llevar.

Los entretenimientos exteriores pueden hacer éso, entretenerte (me encanta reírme con los programas de vídeos caseros, y despertar sentimientos con la música), pero no parece que sea ésto aquéllo de lo que hablamos.

Supongamos que es algo que viene de serie. ¿No deberíamos ser entonces felizes sin más?.

¿Por qué, entonces, queremos ser felices?. ¿Por qué entonces buscamos la felicidad?.

Al querer ser felices, pasamos a jugar a DESEAR, y el deseo es una herramienta del Ego. Y el Ego nunca va a permitirte (en el presente, en este instante) ser feliz. Siempre te ofrecerá la promesa del futuro. ¿Y sabes por qué?, porque si esa capacidad de ser felices que llevamos de serie se pudiera manifestar, nos haría sentir uno con toda la existencia. Y el Ego perdería todo sentido, ya que su objetivo es separarte del resto, haciéndote creer que él es muy, y tal vez el más, importante.

Por éso, afilando un lápiz, concentrado en ello o en cualquier otra tarea, ya que no es lo importante afilar un lápiz, sino concentrarte con todo tu Yo en lo que haces, aunque sea una banalidad, pasas a no desear nada, a dejar al Ego tranquilo, dormido. Y, al encontrarte en un estado de despreocupación sobre la existencia, es cuando te puede sobrevenir, cuando no lo buscas ni lo deseas.

Por último, puede que no sea  un sentimiento de felicidad radiante y permanente lo que tal vez aparezca. Tal vez, lo que traigamos de serie, sea la instauración de un suave, cálido y amoroso sentimiento de PAZ, sin más.

No sé si respondo a lo que me preguntabas. En cualquier caso ponlo todo en entredicho, en observación, ya que no es más que una modesta opinión.

Un abrazo.


Agosto 09, 2011, 04:01:17 pm
Respuesta #5

Desconectado francisco de sales

  • Administrator
  • *****

  • 6530
    Mensajes

  • Karma: 5

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #5 en: Agosto 09, 2011, 04:01:17 pm »
Una respuesta para lo que planteas es sencilla.
Dices: "¿Por qué, entonces, queremos ser felices?. ¿Por qué entonces buscamos la felicidad?"

Queremos ser felices y buscamos la felicidad porque no sabemos que ya somos felices.
Si supiéramos que ya lo somos, sólo nos dedicaríamos a ejercer como tales.
Pero es esto: que buscamos otra cosa equivocada, que buscamos lo que se asemeja a la descripción de la felicidad, sin preguntarnos ¿qué es REALMENTE la felicidad PARA MI?

La respuesta, hecha la pregunta en el lugar adecuado del alma, resulta ser mucho más simple o sencilla de lo que pueda parecer.

Y con respecto a la paz: cada vez estoy más convencido que a medida que uno se va haciendo mayor se va dando cuenta de que la máxima aspiración del ser humano es alcanzar la PAZ.

Esto lo ponemos en observación con lo tuyo.

Abrazos,

Febrero 04, 2012, 05:54:46 pm
Respuesta #6

Desconectado Creo yo... me parece...

  • Newbie
  • *

  • 16
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #6 en: Febrero 04, 2012, 05:54:46 pm »
Creo yo... me parece...


que esto de la feliZidad lo confundimos en muchas ocasiones.

Confundimos feliZidad con satisfacción.

Nos creemos feliZes porque suceden las cosas que queremos que sucedan, o porque nos van bien las cosas. O porque nos reímos.

Si lo de "fuera", lo terrenal, nos va bien, creemos ser feliZes.

Y yo creo que la feliZidad es un asunto interior, de dentro, espiritual, más íntimo que explosivo, más personal que compartido.
Lo que pasa es que si uno es feliz, se le nota y lo muestra espontáneamente.

Fijémonos en el sentido que queremos dar a la vida los occidentales y los orientales, y veremos qué diferencia de planteamiento para la feliZidad.

Vamos... creo yo... me parece...

Febrero 05, 2012, 08:53:51 pm
Respuesta #7

serenanosiempre

  • Visitante
Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #7 en: Febrero 05, 2012, 08:53:51 pm »
Pues parece que como somos perfectos también felizes, y en paz, y ya hemos encontrado el sentido de la vida y estamos justo en el lugar donde queremos estar y ...amamos y somos amados y nuestros corazones están llenos de alegría a rebosar.
Y algunas veces hasta nos damos cuenta :D.

Febrero 16, 2012, 12:16:38 pm
Respuesta #8

serenanosiempre

  • Visitante
Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #8 en: Febrero 16, 2012, 12:16:38 pm »
Hola a todos: encontré en ivoox los tres audios que son el total de este libro de OSHO, me ha parecido muy interesante, no pongo enlaces ya que es muy facil entrar y buscar, y además siempre carga muy bien, incluso en mi caso que utilizo una wi-fi . Saludos.

ALEGRIA: LA FELICIDAD QUE SURGE DEL INTERIOR
 

Primer Capítulo

QUÉ ES LA FELICIDAD?

La felicidad no tiene nada que ver con el triunfo; la felicidad no tiene nada que ver con la ambición;  la felicidad no tiene nada que ver con el dinero, ni  el poder ni el prestigio. La felicidad está relacionada con tu consciencia, no con tu carácter.

Depende de ti

¿QUÉ ES LA FELICIDAD? Depende de ti, de tu estado de consciencia o inconsciencia, de si estás dormido o despierto. Murphy tiene una famosa frase. Dice que existen dos tipos de personas: las que siempre dividen a la humanidad en dos tipos y las que no dividen en absoluto a la humanidad. Yo formo parte del primer tipo: la humanidad puede dividirse en dos tipos, los que duermen y los que están despiertos y, por supuesto, un pequeño grupo entre medias.
La felicidad dependerá de dónde estés en tu consciencia. Si estás dormido, el placer es la felicidad. El placer significa la sensación, intentar alcanzar por mediación del cuerpo algo que no se puede alcanzar por mediación del cuerpo, obligar al cuerpo a alcanzar algo de lo que no es capaz. Las personas intentan, por todos los medios posibles, alcanzar la felicidad por mediación del cuerpo.
El cuerpo solo puede proporcionar placeres pasajeros, y cada placer se equilibra con el dolor, en el mismo grado, en la misma medida. A cada placer le sigue lo opuesto, porque el cuerpo existe en el mundo de la dualidad, igual que la noche sigue al día y la vida sigue a la muerte y la muerte sigue a la vida, en un círculo vicioso. Al placer lo seguirá el dolor, y al dolor lo seguirá el placer. Pero nunca estarás tranquilo. Cuando te encuentres en un estado de placer tendrás miedo de perderlo, y ese miedo lo emponzoñará. Y, naturalmente, cuando estés perdido en medio del dolor, sufrirás y harás todos los esfuerzos posibles para salir de él, y volverás a caer en lo mismo.
Buda lo llama la rueda del nacimiento y de la muerte. Nosotros nos movemos con esa rueda, aferrados a ella... y la rue-da continúa moviéndose. A veces se presenta el placer y otras veces se presenta el dolor, pero estamos aplastados entre esas dos rocas.
Pero la persona adormilada no conoce nada más. Solo conoce unas cuantas sensaciones del cuerpo: la comida, el sexo... Ese es su mundo. Si reprime el sexo se hace adicta a la comida; si reprime la comida se hace adicta al sexo. La energía se mueve como un péndulo. Y lo que se llama placer es, como mucho, simple alivio de un estado de tensión.
La energía sexual se recoge, se acumula; te pones tenso y deseas relajar esa tensión. Para quien está dormido, el sexo no es sino un alivio, como un buen estornudo. No produce más que cierto alivio: había tensión, y ha desaparecido. Pero vol-verá a acumularse. La comida solo te proporciona cierto gusto en la lengua; no es mucho por lo que vivir. Pero muchas personas viven únicamente para comer; pocas personas comen para vivir.
La historia de Colón es muy conocida. Fue un largo viaje. No vieron sino agua durante tres meses. Un día, Colón miró al horizonte y vio árboles. Si pensáis en lo contento que se puso al ver árboles, imaginaos cómo se puso su perro.
Ese es el mundo del placer. Al perro se le puede perdonar, pero a ti no.
En su primera cita, un chico, pensando en alguna forma de divertirse, le preguntó a la chica si quería ir a jugar a los bolos. Ella contestó que no le gustaban los bolos. Después el chico propuso que fueran a ver una película, pero ella contestó que no le gustaba el cine. Mientras intentaba pensar en otra cosa le ofreció un cigarrillo, que la chica rechazó. Después le preguntó si quería ir a bailar y tomar copas a la nueva discoteca. Ella volvió a rechazar la propuesta, diciendo que no le gustaban esas
cosas.
Desesperado, le preguntó si quería ir a su apartamento a pasar la noche haciendo el amor. Para su sorpresa, la chica accedió de buena gana, lo besó apasionadamente y dijo: «¿Lo ves? No hacen falta esas cosas para divertirse».
Lo que llamamos «felicidad» depende de la persona. Para la persona dormida, las sensaciones placenteras son la felicidad. La persona dormida vive cambiando de un placer a otro. Se precipita de una sensación a otra. Vive para las pequeñas emociones; lleva una vida muy superficial. No tiene profundidad, no tiene calidad. Vive en el mundo de la cantidad.
También hay personas que están entre medias, ni dormidas ni despiertas, que viven en un limbo, un poquito dormidas y un poquito despiertas. A veces se puede tener esa experiencia a primera hora de la mañana: todavía adormilado, pero sin que puedas decir que estás dormido porque oyes los ruidos de la casa, a tu pareja preparando el café, el ruido de la cafetera o de los niños preparándose para el colegio. Oyes todo eso, pero aún no estás despierto. Esos ruidos te llegan vagamente, débiles, como si hubiera una gran distancia entre tú y lo que ocurre a tu alrededor. Tienes la sensación de que forma parte de un sueño. No forma parte de un sueño, pero tú te encuentras en un estado intermedio.
Lo mismo ocurre cuando empiezas a meditar. Quien no medita duerme, sueña; quien medita empieza a alejarse del sueño y a dirigirse al despertar, en un estado transitorio. Entonces la felicidad tiene un sentido completamente distinto: tiene más de calidad y menos de cantidad; es algo más psicológico, menos fisiológico. Quien medita disfruta más de la música, disfruta más de la poesía, disfruta creando algo. Esas personas disfrutan de la naturaleza, de su belleza. Disfrutan del silencio, disfrutan de lo que nunca habían disfrutado antes, y eso es mucho más duradero. Incluso si se para la música, algo persiste.
Y no es un alivio. La diferencia entre el placer y esta clase de felicidad consiste en que no es un alivio, sino un enriquecimiento. Te sientes más pleno, empiezas a desbordarte. Al escuchar buena música, algo estalla en tu ser, surge una armonía en ti: te haces música. O, al bailar, de pronto te olvidas de tu cuerpo; tu cuerpo es ingrávido. La gravedad pierde su poder sobre ti. De repente te encuentras en otro espacio: el ego no es tan sólido, el bailarín se funde y se fusiona con la danza.
Esto es mucho más elevado, mucho más profundo que el placer que se obtiene de la comida o del sexo. Esto es algo profundo, pero no lo supremo. Lo supremo solo ocurre cuando estás plenamente despierto, cuando eres un Buda, cuando ha desaparecido todo el sueño, cuando todo tu ser está lleno de luz, cuando no hay oscuridad en tu interior. Toda la oscuridad ha desaparecido y, junto con la oscuridad, el ego. Han desaparecido todas las tensiones, las angustias, las ansias. Te encuentras en un estado de absoluta satisfacción. Vives en el presente; se acabaron el pasado y el futuro. Estás por completo aquí. Este momento lo es todo. Ahora es el único tiempo y aquí es el único espacio. Y de repente el cielo desciende sobre ti. Eso es la dicha. Eso es la verdadera felicidad.

Febrero 16, 2012, 02:04:39 pm
Respuesta #9

Desconectado luz

  • Hero Member
  • *****

  • 1425
    Mensajes

  • Karma: 1


Agosto 14, 2012, 09:35:06 am
Respuesta #10

Desconectado Tadeo Rivas

  • Full Member
  • ***

  • 247
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: LA FELIZIDAD
« Respuesta #10 en: Agosto 14, 2012, 09:35:06 am »
Lo lei varias veces y estoy muy de acuerdo.
Gracias Francisco.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020