Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 CUIDAR LOS RECUERDOS



Agosto 30, 2012, 05:33:20 am
Leído 1512 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 7238
    Mensajes

  • Karma: 7

CUIDAR LOS RECUERDOS
« en: Agosto 30, 2012, 05:33:20 am »
A veces, cuando nos dejamos ser Humanos –seres sensibles y despiertos-, y algún recuerdo amable se entromete entre nuestros asuntos… y nos permitimos abandonar otras distracciones para centrarnos en él… y nos consentimos abstraernos del mundo para dejarnos empapar del recuerdo… alcanzamos a conseguir uno de los milagros que tenemos a nuestro alcance: revivir aquel instante, rememorar los sentimientos que nos produjo, retroceder en el tiempo, volver a hacer presente lo que ya no lo es, y gozar –o sufrir quien escoja ese tipo de recuerdo-, de nuevo, en una repetición que es físicamente imposible, aquel evento, esa madre, aquel beso, aquella caricia…

A los recuerdos hay que tratarlos con cariño.

Se puede comprobar que situaciones que en su momento nos pasaron bastante desapercibidas y no supimos apreciar, es el recuerdo después quien nos hace notar lo importantes que fueron.

Por eso hay que mirarlos con amor, desde un estado de beatitud y discernimiento; desde la aceptación sin dolor de saber que sucedieron y son irrepetibles, pero comprendiendo y agradeciendo que forman parte del conjunto de nuestra vida.

Y si somos capaces de verlos, a todos, con comprensión, nos daremos cuenta de que fueron completos, y por eso han sobrevivido.

Se vivieron -desde una visión positiva o negativa-, con integridad, como tiene que ser, por eso no desaparecieron en el olvido como lo han hecho otros.

Tuvieron “su momento” y uno se involucró en ellos íntegramente.
Era “su momento” y fue vivido en su totalidad.

Repetir en la imaginación del recuerdo “aquello” mil veces, sin nostalgia afligida, con la sonrisa puesta, es una delicia sólo concedida a los Humanos.


Porque el pasado no existe, como ya ha quedado claramente demostrado (sólo existe una acumulación de lo que siempre fue presente).

Quedan los documentos que hablan de nosotros, o las imágenes que hemos salvado en forma de fotografía o como una película.

Parece que ellas son los notarios que certifican que alguna vez hemos vivido.

Aparte de eso, la otra posibilidad de confirmar de algún modo que ha sucedido lo que ha sucedido en nuestra vida son los recuerdos.

Y a los recuerdos, pero evitando que se diluyan o que se contaminen de mentiras, hay que cuidarlos. Hay que tratarlos con respeto y con cariño. Hay que quitarles el polvo del olvido y sacarles el brillo de la amable nostalgia.

Es bueno entretenerse con ellos –sobre todo con los agradables-, y es bueno regodearse, dejarles que nos contagien de su encanto, y apreciarlos como logros que hemos conseguido, como delicias que jalonan nuestra vida, como momentos de magia que han sobresalido en la cotidianeidad, y es bueno lucirlos con orgullo, mantenerlos latentes, o rescatarles del olvido si allí estuvieran, y tenerlos en un jardín amable donde se mantengan vivos.
 
Está bien reconocer su grandiosidad y dar gracias por su existencia.

A fin de cuentas, la mayoría de las personas valoran su vida en función de los recuerdos que tienen de ella.

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020