Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 UN NUEVO MANDAMIENTO: TE AMARÁS A TI MISMO COMO AMAS AL PRÓJIMO.



Febrero 24, 2011, 08:54:41 pm
Leído 2529 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 6999
    Mensajes

  • Karma: 6

Cuando escucho a la gente, cuando me hacen preguntas, cuando me hablan de su vida y sus sentimientos, observo desde hace tiempo una cosa curiosa: las personas se quieren poco a sí mismas.

Las mismas personas que son capaces de dar sin medida, de hacer cualquier sacrificio o renuncia por los demás, la gente que a los ojos de los demás tienen un corazón inmenso… raramente se quieren con intensidad, o, por lo menos, con justicia.

Distingo dos tipos de personas: las que aman al prójimo de un modo natural, y las que quieren sin corazón.
Estas últimas lo hacen por una obligación impuesta por sus educadores –de lo cual no son conscientes- o por la aplicación de un amor “cristiano” impuesto que no es natural. Es un amor descafeinado. De compromiso. Un amor sin amor.

Jesucristo ya lo advirtió: “Amarás al prójimo COMO a ti mismo”.
Ese “como” quiere decir del mismo modo y en la misma cantidad. No más, pero tampoco menos. No con una amor de tercera clase, pero tampoco lo más selecto para el prójimo  dejando para sí mismo las migajas.

Estoy absolutamente convencido de que el amor tiene la mágica cualidad de re-parirse, de re-cargarse, de vovler a llenar el depósito cada vez que se entrega un poco. Mana de una fuente inagotable.

Quien no sabe amarse, no sabe amar.
Tiene apariencia de frase célebre, pero más que eso, y por encima de eso, es una gran verdad.
Cuando decimos “amor propio”, como si fuera una frase hecha, casi siempre se entiende mal: se entiende como una especie de orgullo egóico, o da a entender una especie de terca voluntad, pero carente de sentimiento.
Amor propio, en cambio, es el amor que uno se ha de profesar a sí mismo.
Es el amor que uno se da a sí, y que se ha de reservar para sí, como símbolo de compromiso, reconocimiento, y aceptación.

Uno tiene la obligación de descubrir todas las razones por las que debe amarse, para amarse más.
Cuando se da cuenta de que el hecho de estar uno junto a sí mismo y mantener una fiel relación desde el día del nacimiento hasta hoy ya es suficiente motivo, casi no debería seguir investigando. Pero hay muchas otras razones que conviene descubrir.

Observo en muchos de los procesos de auto-descubrimiento y Crecimiento Personal una lamentable carencia de amor.
Muchas personas emprenden este Ccamino, que debiera ser emocionante y satisfactorio, casi como una obligación. Con una seriedad innecesaria. Con una dramatismo latente. Con una Espada de Damocles amenazando cada paso, cada acto, cada pensamiento. Erradicando la felicidad que ha de aportar cada nuevo paso, cada nuevo descubrimiento.
Como si fuera un deber en vez de un placer. Como si lo importante no debiera ser agradable.

Amarse.
Amarnos.
Ahí está la clave.
Eso es lo que ha de presidir e impregnar cada uno de los momentos de la vida.

Paciencia con uno mismo, con sus leves torpezas, con los alegres tropezones en la vida, que son los mismos con que los niños aprenden a andar. Paciencia.

Sonrisas. Por todo. Todo presidido por una sonrisa que reste dramatismo e infunda optimismo. El mundo se puede conquistar con sonrisas. La relación con uno se enriquece si las sonrisas lo presiden todo. Hay que desdramatizar la vida. Y entender el Ccamino como un agradable paseo.

Caricias. No sólo darlas –que ya es realmente importante-, sino más bien recibirlas. Pero recibirlas de uno mismo. Esas son las mejores, aunque no sepamos apreciarlas. Cuánto cariño se puede poner en una caricia, física o con el pensamiento.


Abrazarse. Dejarse emocionar por el escalofrío que produce abrazarse uno a sí mismo, físicamente o con la magia de la imaginación. Protegerse.

Acogerse. Como al hijo pródigo que alguna vez nos abandonó. Aceptar sin preguntar cuál fue el motivo. Acogerle. Acogernos. Estar aquí, de nuevo, con los abrazos abiertos, con el corazón sinceramente dispuesto a recibirse.

Cuidarse. Con todo el mimo y amor posible. Con total respeto. Del mejor modo. Como se cuida a un bebé.
Procurarse lo mejor para uno, lo más delicado, lo más plácido, lo más sublime.

Convertirse en digno de propia admiración.

Amar.
Amarse.
Que todo esté infundido de una magia cariñosa  que trascienda lo cotidiano, la relación casi apática, la desatención habitual.

Amor.
Que no se olvide.
Nada sirve si no es el amor.

Parafraseando: ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si no gana su respeto?
¿De qué sirve la vida si no hay en ella amor hacia el Ser que nos habita, hacia el cuerpo que nos acoge, hacia la mente que nos acompaña?

Porque todo Ccamino que no esté presidido por el amor es un Ccamino equivocado.

Febrero 27, 2011, 08:56:54 pm
Respuesta #1

Desconectado Tuareg

  • Sr. Member
  • ****

  • 252
    Mensajes

  • Karma: 1

Re: UN NUEVO MANDAMIENTO: TE AMARÁS A TI MISMO COMO AMAS AL PRÓJIMO.
« Respuesta #1 en: Febrero 27, 2011, 08:56:54 pm »
Este tema es muy interesante , Francisco.

A mi modesto entender, arrastramos defectos de educación, que tal vez podrían entenderse desde el punto de vista de cómo, desde la Iglesia, nos han hecho ver que debemos formar la imagen de nosotros mismos.

Nacemos con pecado original, Cristo viene para dar su vida por nosotros (le estamos en deuda), si no eres bueno te espera el infierno, debes ser bueno para salvarte, si hablas de tu cualidades éso no es modestia, debes hacer el bien porque así se te dice,....uuufffff...., son muchos detalles. Y puedes pasar de ser un católico practicante, pero no es tan fácil descubrir cosas como las que citas en tu texto, que pudieran estar influyendo en cómo nos tratamos, y, que sin duda, nos haría disfrutar mucho más el Amor.

Alegría, júbilo,..... me imagino a Jesús transmitiendo una atmósfera de este tipo. Alegría de sentirse hijo de Dios, de tener la garantía de llegar a Dios, de que el dar amor es gratis y sólo así sentir que es como éste crece,......

Este tema es poner el dedo en la llaga, Francisco. Estupendo y gracias.




 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020