Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

 ¿QUÉ PASA CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS?



Noviembre 19, 2012, 03:52:10 pm
Leído 2907 veces

Desconectado Francisco de Sales

  • Administrator
  • *****

  • 6945
    Mensajes

  • Karma: 6

¿QUÉ PASA CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS?
« en: Noviembre 19, 2012, 03:52:10 pm »
¿QUÉ PASA CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS?


En mi opinión a lo largo de la vida nos llevamos muchas decepciones, desilusiones, desencantos, desánimos…

Muchas veces se nos quitan las ganas de volver a esforzarnos, de volver a intentarlo, de comenzar de nuevo, de seguir…

Personas en las que hemos puesto un cariño especial, con las que nos hemos volcado de un modo exclusivo, a las que hemos dedicado una buena parte de nuestra atención o nuestro tiempo –que es nuestra vida-, no cumplen nuestras expectativas, y eso nos hace sentirnos mal.

Como es importante el significado de las palabras, entendamos esto:

DEFRAUDAR es frustrar, desvanecer la confianza o la esperanza que se ponía en alguien o en algo.

DESILUSIONAR es perder la ilusión. Ilusión es concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos.

DECEPCIONAR es desengañar, desilusionar.

DESENCANTAR es: salir del encanto. Y encantar es: someter a poderes mágicos. Entretener con razones aparentes y engañosas.

DESENGAÑAR es: Reconocer el engaño o el error. Y engañarse es cerrar los ojos a la verdad, por ser más grato el error. También es dar a la mentira apariencia de verdad.


Así que no siempre debemos echar la culpa a los otros de que no se cumplan las utopías que imaginamos, los sueños idílicos que se nos ocurren, las esperanzas e ilusiones que ponemos en el sitio o la persona equivocada, nuestras fantasías utópicas, o lo que no tiene posibilidades reales de ser realizado. Nosotros también somos responsables por esperar que los otros nos den lo que no siempre son capaces de dar. LO IMPORTANTE PARA NUESTRA CONCIENCIA NO ES RECIBIR, LO IMPORTANTE ES DAR.

Cualquier paso que damos por los otros ha de ser sin esperar nada a cambio, y no como una inversión en la que entregamos algo a cambio de que se nos devuelva, por lo menos, algo similar: favor por favor, o cuidado a cambio de cuidado, o amor –que no sería verdadero- a cambio de amor –que tampoco sería verdadero-.

LA CARACTERÍSTICA PRINCIPAL DE LA GENEROSIDAD ES LA FALTA DE INTERÉS.

Uno dice o hace “porque sí”, porque le apetece, porque lo desea, porque le brota espontáneamente de su naturaleza. Y no esperando recibir después.

Por eso no se debe esperar nada del otro, y menos aun exigir. Todo lo que se reciba a cambio de la propia generosidad será bien recibido y nunca juzgado o cuantificado.

Y hay que seguir. A pesar de las decepciones o los desencantos, hay que seguir siendo espontánea y naturalmente generosos. A pesar de los chascos o los desalientos. A pesar de que los otros no nos valoren, no reconozcan nuestros gestos, no sean capaces de apreciar lo que hicimos. A pesar de que una voz cansada se queje en nuestro interior. Aunque en algunas ocasiones pensemos en tirar la toalla de nuestra generosidad y nuestra entrega, y en abandonar, hay que seguir, porque forma parte de nuestra naturaleza.

Hay que seguir por nosotros mismos, aunque un pensamiento desalentado nos diga que los otros son muy desagradecidos.

Los otros no siempre van a saber ser agradecidos, pero la razón de la generosidad, de la entrega, no es no es recibir algún reconocimiento por ello.


Salvo casos excepcionales, hay que seguir siendo generoso, haciendo el bien, cuidando, amando. Aunque los otros sean unos desagradecidos.

Te dejo con tus reflexiones…

« Última modificación: Noviembre 22, 2021, 10:17:18 am por francisco de sales »

Noviembre 16, 2015, 12:12:11 pm
Respuesta #1

Desconectado Unamuno

  • Jr. Member
  • **

  • 88
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS
« Respuesta #1 en: Noviembre 16, 2015, 12:12:11 pm »
Cualquier paso que damos por los otros ha de ser sin esperar nada a cambio. Y no como una inversión en la que entregamos algo a cambio de que se nos devuelva, por lo menos, algo similar: favor por favor, o cuidado a cambio de cuidado, o amor –que no sería verdadero- a cambio de amor –que tampoco sería verdadero-.

La característica de la generosidad es la falta de interés.

Uno dice o hace “porque sí”, porque le apetece, porque lo desea, porque le brota espontáneamente de su naturaleza. Y no esperando recibir después.

Por eso no se debe esperar nada del otro, y menos aun exigir. Todo lo que se reciba a cambio de la propia generosidad será bien recibido y nunca juzgado o cuantificado


Esto está muy bonito, pero no somos ángeles, somos seres humanos y por tanto más o menos egoístas, no digo yo que excepcionalmente haya almas caritativas, que las hay, que se olvidan de su propio interés por volcarse en el interés del otro (incluso en el terreno espiritual, se puede dar ese egoísmo, haciendo el bien, esperando un recompensa en una vida en el más allá)

Creo que debemos poner los pies en el suelo y considerar que posiblemente hemos nacido con una bondad de alma absoluta, pero la convivencia y la sociedad nos ha inculcado el egoísmo, algunos pueden considerarlo espíritu de supervivencia, pues el niño pequeñito es más egoísta que el adulto, luego según va creciendo la razón le dice que debe a los demás tanto como así mismo “No hagáis a los demás lo que no queráis que os hicieran a vosotros” es decir en plano de igualdad. La persona que ama necesita ser correspondida, con excepción de la madre y aún así esta lo desea. ES LEY DE VIDA

Considero que en este mundo todos los seres que hacen algo por los demás, esperan como mínimo un agradecimiento, que es lo mínimo que se puede pedir, pero ya es algo interesado. Pienso que el cariño más puro del ser humano es el amor de MADRE y aún con toda su pureza, como ser humano que es, espera un cariño o al menos un pequeño reconocimiento de la otra parte por pequeño que sea, es verdad que si no lo tiene va a seguir amando gratuitamente, pero amigos para ese amor tan puro, dentro de las limitaciones del ser humano, hay que haber llevado a ese ser en el vientre nueve meses, cosa que el padre no ha hecho. Hablo en términos generales excepcionalmente puede dar más amor “desinteresado” el padre en contados casos.

Me está viniendo a la memoria la bondad de la Madre Teresa, amaba a los moribundos que recogía, no más que otro con buen corazón, lo que amaba tremendamente era a Jesucristo, aL que tenía metido en sus entrañas y en esos pobres desgraciados le veía a Él.

P/D: No trato de polemizar ni llevar la contraria a nadie, simplemente escribo lo que pienso y en estos temas tan subjetivos viene muy bien esa cita que dice “nada es verdad y nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira”

UN CORDIAL SALUDO

Noviembre 16, 2015, 01:21:41 pm
Respuesta #2

Desconectado gozo

  • Sr. Member
  • ****

  • 302
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS
« Respuesta #2 en: Noviembre 16, 2015, 01:21:41 pm »
Hola, Unamuno.
Me parece bien lo que dices, pero también tiene razón Francisco cuando dice que "la característica de la generosidad es la falta de interés".

Si hay un interés detrás de la generosidad -aunque esté muy oculto o se niegue- ya no se llama generosidad, sino "inversión".

Y los que estamos en una línea de desarrollo personal ya sabemos que tenemos que diluir el ego...


Saludos

Noviembre 16, 2015, 04:06:43 pm
Respuesta #3

Desconectado Unamuno

  • Jr. Member
  • **

  • 88
    Mensajes

  • Karma: 0

Re: CUANDO LOS OTROS SON UNOS DESAGRADECIDOS
« Respuesta #3 en: Noviembre 16, 2015, 04:06:43 pm »
Hola, Unamuno.
Me parece bien lo que dices, pero también tiene razón Francisco cuando dice que "la característica de la generosidad es la falta de interés".

Si hay un interés detrás de la generosidad -aunque esté muy oculto o se niegue- ya no se llama generosidad, sino "inversión".

Y los que estamos en una línea de desarrollo personal ya sabemos que tenemos que diluir el ego...


Saludos

Desde luego que tiene razón, creo que ambos la tenemos, él es más idealista, yo soy mas pragmático

Quizá no me he expresado correctamente, no pienso que personas de bien ayuden a su próximo, esperando que le devuelva algo, eso no lo piensa nada más que el día que el necesite algo y el otro mire para otro lado, es decir que cuando hace algo lo hace con toda su buena voluntad, jamás debe ponerse en la tesitura de que cuando el le necesite se podrá cobrar el favor, eso sería muy mezquino. Pero si llega ese momento y el otro no responde, es inevitable que piense en los favores que el le ha hecho. COMO HE DICHO EN OTRA OCASIÓN SOMOS HUMANOS NO ANGELES.

En cuanto a la disolución del ego, creo que forma parte de nuestra naturaleza, es posible que Buda y los santones de la India que viven aislados con ese fin, y sin irnos tan lejos muchos SANTOS occidentales, pero esa disolución de que me hablas, yo la considero a cuando una persona dice que es feliz, debería decir a ratos o a temporadas si, pero no siempre. En mi opinión el ego no lo disuelven totalmente ni los santos.

Si el ego lográramos disolverlo, como dices  seriamos dioses y en ese caso PARA QUE NECESITÁBAMOS A DIOS. Sabes que todos somos pecadores (Por eso pedimos perdón a Dios)¿por qué? pues porque ese ego que tenemos dominado más o menos, de vez en cuando se nos escapa y pecamos. Decía San Pablo "Por qué queriendo hacer el bien que deseo, me sale el mal que no quiero" yo le hubiera respondido porque se te escapa el ego que crees que le tienes dominado, pero está ahí sujeto, pero jamás diluido

Todo lo que digo es mi humilde opinión y estoy abierto a cambiarla, como sumo gusto, si alguien me convence de mi error

 

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020