Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10
1
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / RENACER: UNA OBLIGACIÓN PERSONAL.
« Último mensaje por Francisco de Sales en Hoy a las 04:08:14 am »
RENACER: UNA OBLIGACIÓN PERSONAL.


En mi opinión, renacer es una tarea personal que hay que llevar a cabo de un modo intenso cada cierto tiempo, como una catarsis, y a diario de un modo más leve. Estancarse en un estado inamovible, en una rutina que no enriquece y que, más bien al contrario, aporta una sensación de estancamiento o de atraso cuando se piensa en ello, es un error que uno no se debe permitir.

Hace mucho tiempo que escribí estos pensamientos.

“¿Para qué sirve la palabra renacer si nadie la usa?
Morimos, sí, pero no renacemos. ¿O sí?
Cada nuevo día uno sigue siendo el mismo que se acostó por la noche y sigue en una continuación de los mismos errores, con los mismos parámetros, el mismo sitio en el que volver a estancarse de nuevo, las mismas quejas que son como un yoyó que parece que se va pero siempre vuelve.
Renacer es reconstruirse aprovechando las pocas piezas útiles y desechando las demás.
No se trata de cambiar, más bien es descubrirse y permitirse emerger tal como realmente es.
Aquél que renazca ha de ser del todo nuevo.
Hay que deshacerse, sin miedo y con alegría, de frenos y lastres, de infiernos y demonios, y del pesado pasado.
Uno ha de ser quien realmente quiere ser y dejar que muera el que está siendo si no le gusta.
Ni parches ni componendas: ha de ser un parto consciente y hay que hacerlo bien.”

Ahora los releo y ya no me parece un delirio sino unos retazos sueltos de ideas que no llegan a una reflexión; son apuntes extraídos de una mente dispersa, ideas del ser cargado de miedos y dudas a partes iguales, de quien necesita respuestas más que preguntas, de quien siente que no está siendo él mismo pero tampoco podría decir quién es; de quien sabe que tiene que eclosionar y abandonar sin miedo su inútil zona de confort para atreverse con un mundo que está sin crear; son las palabras de un Buscador que cree haberse encontrado claramente con quien NO ES e intuye un potencial dentro de sí mismo, un Ser pendiente de realizarse, una entidad esencial que está sin estrenar.

Quiero ser yo mismo, grita el que escribe, pero aún desconoce –aún desconozco- quién soy, cómo soy, hacia dónde voy. Volver a nacer pero esta vez bien. ¿Cómo quiero renacer? Nuevo, sin traumas, sin miedos, sin condicionamientos, sin mentiras, preferiblemente sabiendo lo que sé ahora y esto es algo que sí es posible, porque ese renacimiento lo voy a hacer conscientemente. Sabré qué quiero aprovechar de lo que soy ahora –lo que sí me gusta- y de qué me voy a deshacer. Haré un nuevo Plan de Vida regido por lo que sí quiero y me dejaré emerger tal como realmente soy. Y eso tiene que ser una maravilla porque lo que intuyo dentro de mí, esa realidad que he dejado asomar solo en algunas ocasiones, me encanta, me satisface, me emociona.

Un poeta escribió “Renacer es bailar sobre las cenizas de lo que eras y que no volverás a ser”.

Te dejo con tus reflexiones…

2
PERDONAR COMO ACTO DE LIBERACIÓN PERSONAL.

EL PERDÓN ¿PARA QUÉ SIRVE? ¿QUÉ UTILIDAD TIENE Y CÓMO CONSEGUIRLO?

Implica soltar dolor
Si algo nos ha dolido mucho se debe a que la persona que nos hizo daño nos importa o a que el hecho en sí ha removido principios rígidos dentro de mi mismo que hacen que se tambaleen.
Son muchas las ocasiones en las que oímos decir “no te permito que digas o hagas determinadas cosas”, como si el hecho de no estar dispuestos a que sucedan evitara que lleguen a tener lugar. Esto es curioso porque además esta frase suele emplearse una vez que ya ha sucedido el agravio.
El perdón es útil, nunca debe ser entendido como una acto de vulnerabilidad ante el otro, sino de flexibilidad conmigo mismo, mis emociones y prioridades, ya que el rencor nos ancla en el pasado, no nos permite avanzar y nos engancha al dolor con tal fuerza que en base a él dejamos que la vida pase sin formar parte de ella.
Algunas personas se aferran a ese malestar que les provoca el recuerdo de lo sucedido para no volver a implicarse emocionalmente con otras personas, como si ese escudo pudiese servir de algo bueno, sin embargo esa defensa sólo supone una losa entre él y sus oportunidades. De optar por esta opción te quedas tu solo con tu rencor y tu dolor, ajeno al mundo y a todo lo agradable que hay en él.
Cuando me encuentro ante personas que presentan esta problemática, viene a mi mente la imagen de un albañil construyendo un muro, poniendo ladrillo tras ladrillo de forma automática cada vez que se plantea ante él la oportunidad de conocer a alguien que consideran puede tener la capacidad de volver a hacerles daño.
Se convierten en expertos en el arte de poner ladrillos, tantos que construyen pared sobre pared, convirtiendo su “círculo de confort” cada vez más pequeño, angustioso y solitario.
Lástima el esfuerzo, lástima su efectividad… tanta lucha por evitar sufrimiento y todo en vano, ya que esa pared nunca logrará que las emociones dejen de estar dentro, de hecho la sensación que da es que te atrapa en una espiral de angustia que te aleja del presente y con ello de un futuro mejor, el pasado es lo que cuenta y la tristeza impera.
Dejando al margen las consecuencias de vivir en base al dolor, retomemos de nuevo el perdón, un error muy habitual es asumir que la persona que me ha inflingido un daño tiene que purgar su culpa mientras yo recuerde que me hizo daño. Refranes para esto encontramos también en nuestra cultura popular, “perdono pero no olvido”.

CLAVES PARA PERDONAR

¿De dónde procede el dolor?
– De lo importante que es para mí esa persona.
– De lo que esa persona ha hecho.
– De la contraposición entre lo que realmente ha sucedido, con lo que a mí me gustaría que hubiese sucedido.
Solamente tenemos en nuestras manos el presente para actuar, por ello está bien plantearnos estas cuestiones para con ellas comprender de donde surge tanta tristeza, para posteriormente optar por el camino práctico, luchar por mis propios intereses, dejando de poner ladrillos que se interpongan entre lo que quiero conseguir y lo que tengo ahora.
Perdonar implica actuar en base a lo que queremos lograr para nosotros y no en base a lo que otro nos hizo u otro debe sentir.
Si esto fuese fácil ni siquiera sería necesario que estuvieses leyendo este artículo, por ello se trata de priorizar qué es lo que quieres fomentar con cada uno de tus actos.
Si lo que haces te aleja o te acerca de una vida que me merezca la pena, y si amplia o reduce tu círculo de confort.
Todo para poder actuar independientemente de cómo te sientes ahora, siendo valiente para continuar, ya que si la vida y el tiempo siguen su curso, que seas tú quien dirige el rumbo.

https://lamenteesmaravillosa.com/perdonar-como-acto-de-liberacion-personal/

3
AL CAMBIAR TUS PENSAMIENTOS PUEDES CAMBIAR TU DESTINO.

A veces, no podemos cambiar la realidad que nos rodea. Pero lo que sí es posible es transformar nuestros pensamientos para manejar esa situación con otro enfoque, con otras perspectivas y nuevos ánimos. Tus pensamientos edifican tu calidad de vida.

Nos lo dicen con frecuencia: si quieres mejorar tu vida aprende a pensar de manera diferente. Suena bien, lo tenemos claro, pero ¿cómo se hace eso? ¿Mediante qué tipo de alquimia mental puedes cambiar tus pensamientos? La verdad es que no es tan fácil, el cerebro no es como una habitación donde uno pueda, de un día para otro, quitar unos muebles para poner otros.
Todo nuestro universo psicológico es tremendamente resistente. Tampoco funciona de manera tan rápida eso que tantas veces nos recomiendan de «transforma tus pensamientos negativos en positivos». Los esquemas mentales son profundos, rígidos y muy poco dados a la transformación espontánea por mucho que uno lo desee. Todo ello requiere de un profundo trabajo por nuestra parte, de una delicada artesanía en la cual ir rompiendo patrones y desactivando enfoques mentales.
Por otro lado, hay algo que conviene entender primero: los pensamientos, por sí mismos, no tienen poder sobre nosotros. En realidad, no son más que experiencias mentales fugaces que van y vienen. Ahora bien, en ocasiones tendemos a reforzar unos por encima de otros, damos relevancia a una serie de ideas que no siempre nos benefician. Es así como surge la ansiedad y así como se van edificando las depresiones.
Pensar bien es vivir bien. Aprender a hacerlo supone caminar hacia un cambio notable en nuestra realidad inmediata, gracias al cual podremos experimentar por fin eso que tanto hemos echado en falta: el bienestar.

CÓMO APRENDER A CAMBIAR TUS PENSAMIENTOS

Fue Frederic Charles Bartlett, profesor de psicología experimental de la Universidad de Cambridge, quien sobre 1920 habló por primera vez sobre los esquemas de la mente y sobre algo que sería decisivo en terapia: el pensamiento y el recuerdo se pueden reconstruir. Él formaba parte de lo que más tarde se definió como la «revolución cognitiva», un enfoque psicológico que ponía la atención en los procesos mentales de la persona.
Después, llegarían técnicas tan decisivas como la reestructuración cognitiva. Se trata de un proceso terapéutico en el cual deben identificarse pensamientos negativos e irracionales (distorsiones cognitivas) para después, confrontarlos. Es un modo de sustituir esas creencias que nos supeditan al sufrimiento por otras más racionales, esas que nos permiten desarrollar todo nuestro potencial.
Ahora bien, tal y como señalábamos al inicio, ese viaje de transformación no es sencillo. No puedes cambiar tus pensamientos de una semana para otra. La mente humana es obstinada, no es fácil convencerla de que interprete determinadas cosas de otro modo, que sea capaz de ver la cara amable de la vida y no ese reverso en el que solo se contienen la preocupación y la negatividad.
Asimismo, tampoco podemos dejar de lado un hecho: emoción y pensamientos siempre van de la mano, se retroalimentan. Es muy complicado decirle a la mente «tómate las cosas de otro modo y piensa en nuevas soluciones» cuando estamos atrapados por el miedo, por la angustia o la tristeza. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

LOS PENSAMIENTOS SON COMO EL AGUA QUE FLUYE, PÁRATE

La mente deja correr los pensamientos de manera frenética. Es como un torrente de agua que fluye a toda velocidad. No siempre somos conscientes de lo que ocurre en nuestro interior, por lo que puede ser como intentar coger agua entre las manos.
La estrategia que debes seguir para cambiar tus pensamientos es detectar, en primer lugar, cuáles son precisamente los que deben ser transformados. Es decir, debes convertirte en un cazador de las ideas negativas e irracionales que contaminan el océano de tu universo psíquico. Para ello, lo mejor es relajarnos, calmar la mente, coger un cuaderno y describir esos pensamientos que nos perturban.

LA SALA DEL JUICIO: ANALÍZALOS

Una vez detectados esos pensamientos negativos hay que llevarlos a la «sala del juicio». ¿Qué significa esto? Que tendremos un diálogo con nosotros mismos para pasar esas ideas por un filtro, uno donde preguntarnos: “¿tiene lógica este pensamiento?”, “¿me sirve de algo?”, “Si me genera sufrimiento, ¿por qué lo estoy reforzando?”, “¿Qué es lo que debería hacer con él?”.

CAMBIAR TUS PENSAMIENTOS PARA TRANSFORMAR TU DESTINO

El último paso es el más decisivo y también emocionante. Es aquí donde se eleva nuestro compromiso y responsabilidad con nosotros mismos. Al fin y al cabo, el proceso para cambiar tus pensamientos requiere ponerte cara a cara contigo mismo para descubrir que llevas mucho tiempo saboteándote.
Es tomar conciencia de que has estado alimentando enfoques destinados a mermar tu autoestima y a limitarte oportunidades vitales que te hubieran permitido ser un poco más feliz. No obstante, siempre estás a tiempo.
La última etapa en esta tarea implica reformular esas viejas y dañinas ideas por unas más limpias, optimistas, realistas y útiles. Es desinfectar la negatividad para dejar paso a la esperanza. Es cambiar el enfoque para descubrir de pronto que con esa variación el mundo cambia y también tú cambias.
Porque te sientes más libre, más seguro para tomar nuevas y mejores decisiones. No dudemos, por tanto, en aprender a pensar mejor para vivir como merecemos.

https://lamenteesmaravillosa.com/al-cambiar-tus-pensamientos-puedes-cambiar-tu-destino/

4
MEDITACIÓN GUIADA PARA PERSONAS CON UNA AUTOESTIMA BAJA.
Vilma Montoliu

¿No te valoras lo suficiente? Sigue esta meditación guiada para modular tu actitud, mejorar la imagen que tienes de ti y cultivar tu amor propio.

Meditar puede ayudar a cambiar el concepto que tenemos de nosotros mismos para empezar a querernos bien.
Solemos hablar mucho de la autoestima porque ésta es una de las bases de una vida feliz. Tener una buena imagen de nosotros mismos nos hace creer en nuestras capacidades. Creer en nuestras capacidades nos ayuda a trabajar y a perseguir nuestros sueños. ¡Y materializar nuestros sueños nos puede hacer muy felices!
¿Quieres reforzar tu autoestima? La actitud es el primer paso para empezar a quererte y la buena noticia es que esta se puede entrenar mediante la meditación. En este artículo te acompaño con esta meditación guiada que ayuda a modular la actitud para empezar a tener una buena imagen de nosotros mismos.

¿PUEDE LA MEDITACIÓN AYUDAR A PERSONAS CON LA AUTOESTIMA BAJA?

Es muy importante hablarnos a nosotros mismos y pensarnos bonito. Es muy diferente la energía y la sensación que creo en mi cuerpo si me digo “soy tonta” que si me digo “¡venga, descansa cinco minutos y vuelve a intentarlo!”. Para ello tienes herramientas prácticas y útiles como, por ejemplo, la escritura terapéutica, el tapping, las afirmaciones positivas y, por supuesto, la meditación.
¿Crees que es imposible cambiar esos pensamientos y esos hábitos? Pues creo que no tienes razón. Permíteme que te explique el concepto de la neuroplasticidad. La neuroplasticidad es la capacidad que tiene nuestro cerebro para crear nuevas redes neuronales. Eso quiere decir que, si toda tu vida has pensado cosas negativas de ti, puedes entrenar tu cerebro con meditación para crear nuevas redes neuronales de pensamientos positivos y maravillosos.

LECTURA RECOMENDADA
Meditación para reconocerte y ganar autoestima
Cuando hablamos de autoestima, lo hacemos de manera holística. Es decir, nuestra autoestima no debe de centrarse únicamente en cómo nos vemos físicamente. También debemos valorarnos mentalmente, emocionalmente, espiritualmente, laboralmente, etc. La vida tiene muchos aspectos y debemos gustarnos en todos ellos.
No siempre nos va a ir bien en todos los ámbitos de la vida. Por eso nuestra autoestima debe verse influenciada lo mínimo posible por los factores externos. Es normal que, si nos vemos bien físicamente porque estamos yendo al gimnasio, nos queramos un poquito más. Es normal que, si nos echan del trabajo, nuestra autoestima disminuya. Pero debemos procurar que, a base de práctica, los factores externos nos afecten, como hemos dicho, lo mínimo posible.
Imaginémoslo de la siguiente manera: tu autoestima debe ser como una roca sólida en tu interior, un hogar en el que reencontrarte y refugiarte. A base de práctica, conseguiremos hacer esa roca más grande y pesada. Gracias a tu trabajo interior, conseguiremos que el viento (los factores externos) erosione lo mínimo posible esa roca (tu autoestima).
Porque no necesitas verte de una manera concreta ni tener unos estudios ni un trabajo concreto para merecer amor. Por el simple hecho de estar vivo mereces amarte con locura.

MEDITACIÓN GUIADA PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

Hoy te propongo una meditación para ayudar al cerebro a pensarnos bonito. Las cosas no se van a volver perfectas de golpe. Nunca nada será perfecto, pero sí que podemos trabajar nuestra actitud para construir un pensamiento que nos enriquezca la autoestima. Todo es una cuestión de actitud y la actitud se puede entrenar.
o   Puedes hacer esta meditación en cualquier momento del día. Pero te la recomiendo especialmente por la mañana o antes de irte a dormir.
o   Haz la meditación sentado en una silla con la espalda erguida, pero sin tensión. Así seguro que no te duermes y seguirás estando cómodo.
o   Si te apetece, puede resultarte reconfortante hacer la meditación con auriculares. Oirás el sonido más envolvente y podrás aislarte mejor del exterior.
o   Si durante la meditación necesitas moverte, adelante. Si estás incómodo, por favor, recolócate en una postura más cómoda con movimientos suaves.
o   Si puedes, descárgate toda la meditación y luego pon tu dispositivo en modo avión.
o   Ponte algún aceite esencial en el difusor o algún incienso. Para la autoestima te recomiendo aromas lujosos y que te transporten a un lugar de mucho confort como, por ejemplo, aceites esenciales de rosa, de jazmín o de cedro si prefieres los aromas amaderados.
o   Empieza la meditación dibujando una gran sonrisa en tu rostro. Te sientes feliz porque vas a dedicar unos minutos a meditar. Intenta mantener esa sonrisa durante toda la meditación.
o   Aprovecha para mimarte y prolonga ese momento que te estás dedicando a ti. Prepárate una comida rica para después de la meditación. Date una ducha relajante. Úntate cremas. Disfruta de un buen libro o de una buena película. Pinta mandalas o escribe un rato. Cualquier cosa que te haga sentir bien será bienvenida. Recuerda que hacer lo que te gusta nunca es una pérdida de tiempo.
o   Cuando te asalte un pensamiento negativo, no te desesperes. Entrenar el cerebro es un camino largo y fantástico. No te enfades contigo mismo. Simplemente, regálate una sonrisa y acompáñala de un pensamiento positivo. Por ejemplo, si piensas “¡uf, qué ojeras tengo hoy!”, prueba a sonreír y a decirte “¡hoy me pongo el suéter rojo, que me da energía!”.
o   No tengas pereza por ir cambiando poco a poco tus pensamientos y, sobre todo, recuerda que no importa la edad que tengas. Nunca es tarde para meditar.
¡Quiérete mucho y disfruta! ¡Eres un ser maravilloso e irrepetible!

LA MEDITACIÓN ESTÁ EN ESTE ENLACE:
https://www.cuerpomente.com/salud-mental/meditacion-guiada-personas-autoestima-baja_10677

5
LA COMPASIÓN, UN CAMINO DE PAZ.
Thubten Wangchen

charla de 49 minutos

https://www.youtube.com/watch?v=bo8UugqPjLA
6
PEQUEÑOS PENSAMIENTOS DE FRANCISCO DE SALES / CAPÍTULOS INCONEXOS 4
« Último mensaje por Francisco de Sales en Febrero 05, 2023, 07:49:31 am »
CAPÍTULOS INCONEXOS 4

Parece que todo trae unas directrices.
Aunque no lo sepamos con certeza, parece que todo tiene un guión bien elaborado.
Aparecen nuevos personajes en nuestra vida cuando los necesitamos.
Otros se van sin que sepamos por qué o cómo.
Al final nos convencemos de que ha sido bueno que nos pasara algo aparentemente malo.
Las casualidades estaban ya preparadas.
Los encuentros, organizados como una recepción importante.
Las pausas preparadas y medidas cronómetro en mano.
Reservado ya el billete de vuelta
Todo preparado.

¿Todo preparado?
Proyectado quizás sea más cierto.
Porque uno siempre puede salir corriendo y subirse a otro tipo de sueños, esconderse de los agüeros, ponerse una sonrisa nueva, casarse con la VIDA, compartir el cielo, rezar y llorar a escondidas, reírse mucho y cantar mal, amar…
Todo esto y más.
La vida solo nos presta un esquema.
VIVIR y cómo depende de nosotros.
7
¿CÓMO PODEMOS TRABAJAR EL AUTOCONTROL?

Nos planteamos unos objetivos, estamos motivados a conseguirlos y queremos cambiar nuestros hábitos. Sabemos qué es el cambio qué necesitamos y en qué nos beneficia, pero fallamos. ¿Por qué si racionalmente es lo mejor para mí sigo llevando a cabo conductas que me perjudican? ¡Me falta autocontrol!
¿Os veis identificados? A todos nos ha pasado esto a la hora de seguir una dieta, un plan de ejercicio físico o para dejar de consumir tabaco… ¡No desesperéis! El autocontrol también se puede trabajar y potenciar. Continúa leyendo para conocer algunas herramientas útiles en esta tarea.

“Quien conquista a otros es fuerte; mas quien se conquista a sí mismo es poderoso”
-Lao Tsé-

¡UTILIZA LOS AUTO-REGISTROS PARA TRABAJAR EL AUTOCONTROL!

El caso es que, en ocasiones, no podemos evitar hacer algo que sabemos que es perjudicial para nosotros. Racionalmente sabemos que tendríamos que controlarlo pero en algún momento recaemos. Pensamos frases como “total, si por una hamburguesa no pasa nada, mañana vuelvo a la dieta y consigo bajar de peso“, “bueno, me había propuesto ir al gimnasio 3 días por semana, pero puedo faltar uno”, etc.
Para empezar a ejercitar el autocontrol en este tipo de situaciones, veamos la primera herramienta que podemos utilizar: los autorregistros. ¿En qué consiste? En anotar en una hoja todos aquellos momentos en los que realicemos la conducta que queremos evitar. Eso sí, ¡sin obsesionarnos con ello!

“No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo”
-Leonardo Da Vinci-

El caso es que esto nos va a ayudar a poner de relieve cuántas veces estamos haciendo eso que nos gustaría abandonar, de forma que nos concienciemos de que no lo hacemos solo “de vez en cuando”. También podemos anotar las veces que sustituimos esa conducta inadecuada por la que queremos. De esta manera, resaltaremos además los esfuerzos que estamos haciendo y podremos reforzarnos por ello.

LA REATRIBUCIÓN TE PUEDE AYUDAR CON TU AUTOCONTROL, ¡EJERCÍTALA!

Desde la psicología, se ha observado que una de las trampas en las que más caemos cuando realizamos un ejercicio de autocontrol tiene que ver con las atribuciones que hacemos sobre la responsabilidad de nuestros actos. Nuestro estilo atribucional afecta directamente a la autoevaluación y al posterior ajuste conductual que realizamos.
Si consideramos que no tenemos responsabilidad sobre las conductas que hacemos, el autocontrol va a disminuir. Vamos a considerar que no podemos hacer nada por cambiar la situación. Entonces, ¿para qué nos vamos a esforzar en intentarlo siquiera? Además, aparecerán emociones como la tristeza, que puede derivar en depresión.
Por ello, es bueno que reajustemos la atribución que hacemos a nuestros actos. Para hacerlo, podemos poner en práctica el siguiente ejercicio: fijarnos en los acontecimientos positivos y negativos de las dos últimas semanas y señalar el grado de responsabilidad que hayamos tenido en cada uno de ellos.
Es importante poner el porcentaje que han jugado los factores propios, ajenos o el azar. De esta manera, vamos a tomar conciencia de la realidad. Además, se van a poner de relieve aquellas situaciones en las que podemos modificar las consecuencias positivas o negativas para nosotros, modificando nuestra conducta.

¡EN EL AUTOCONTROL ESTABLECE METAS!

En ocasiones, los problemas de autocontrol vienen porque nos establecemos metas que son poco realistas. Por ejemplo, si nos planteamos que nunca más vamos a volver a comer carbohidratos o que vamos a ir al gimnasio 6 días en semana, vamos a tener muchas probabilidades de fracasar en nuestros intentos de mantener una disciplina tan estricta.
Por ello, es relevante que, de nuevo, nos ajustemos más a la realidad. Es más factible ir estableciendo pequeñas metas u objetivos que podamos ir consiguiendo paulatinamente. De esta forma, podremos ir elevando el nivel de autoexigencia poco a poco, a medida que cumplimos objetivos.
Estos objetivos deben ser positivos, realistas, específicos, concretos y estar bajo nuestro control. Así, el objetivo de ir al gimnasio 6 días en semana puede modificarse. Podríamos empezar planteándonos ir 3 días en semana durante dos meses, luego ampliar a 4 durante los dos siguientes y así hasta llegar a 6 días en semana… Más asequible de esta manera, ¿no?

“La conquista propia es la más grande de las victorias”
-Platón-

Y LO MÁS IMPORTANTE PARA FOMENTAR EL AUTOCONTROL… ¡REFUÉRZATE A TI MISMO!

La forma más sencilla de que una conducta se mantenga y se potencie es mediante el refuerzo. ¿En qué consiste? En recompensar ese mismo hábito. Esto se puede hacer de muchas maneras: dándonos un capricho, como irnos de compras, o mediante algo menos material, como decirnos a nosotros mismos lo bien que lo estamos haciendo, fomentando el afecto positivo.
Así, podemos hacer dos listas de refuerzos. En la primera pondremos actividades gratificantes para nosotros. Deben variar en su magnitud, para que supongan distintos niveles de recompensas en función de las distintas exigencias de las conductas que queremos adquirir. Así, podremos poner desde comprarnos un dulce que nos encante hasta irnos de viaje.

En la segunda escribiremos cumplidos para nosotros mismos, que incluyan virtudes propias. De esta manera, podremos poner “estoy siendo constante, voy a lograrlo”, “he hecho un buen trabajo”, “lo estoy haciendo muy bien”, etc. Estas frases nos las tendremos que decir inmediatamente después de realizar la conducta que queremos potenciar.
Es importante que pongamos en marcha y entrenemos las herramientas que aquí os explico. Es sumamente relevante que seamos constantes en estos ejercicios, ya que es la manera de que potenciemos nuestro autocontrol. ¡El esfuerzo merece la pena!

https://lamenteesmaravillosa.com/podemos-trabajar-autocontrol/

8
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / Re:CARTA A LA MUERTE.
« Último mensaje por gozo en Febrero 05, 2023, 07:46:09 am »
Muy interesante, Francisco. Gracias.
9
AUDIOLIBROS Y PODCAST / EL GUARDIÁN DE LA VERDAD. - Mario Alonso Puig. - Audiolibro.
« Último mensaje por Tadeo Rivas en Febrero 05, 2023, 07:44:59 am »
EL GUARDIÁN DE LA VERDAD. Mario Alonso Puig.

Audiolibro

https://www.youtube.com/watch?v=aFdpQAAr2ao
10
TODO SOBRE LA ANSIEDAD / ASÍ SUPERÉ LOS ATAQUES DE PÁNICO Y DE ANSIEDAD. - Dr. Federico Baena.
« Último mensaje por dona en Febrero 05, 2023, 07:43:34 am »
ASÍ SUPERÉ LOS ATAQUES DE PÁNICO Y DE ANSIEDAD.

Dr. Federico Baena

vídeo de 8 minutos:

https://www.youtube.com/watch?v=2kUqVkYGI48
Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020