Buscandome

Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate.

Ingresar con nombre de usuario, contraseña y duración de la sesión

 


Traductor Google

Mensajes recientes

Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10
1
ARTÍCULOS DE FRANCISCO DE SALES / YO SOY EL AMOR DE MI VIDA
« Último mensaje por francisco de sales en Hoy a las 06:32:44 am »
YO SOY EL AMOR DE MI VIDA


En mi opinión, es realmente afortunada la persona que sea capaz de decir esta frase con la voz firme desde un corazón que lo siente así, acompañada de una confirmación rotunda por parte del alma, con una sonrisa que lo certifique y elimine cualquier tipo de duda, y sin una pizca de una mala vanidad que lo enturbie.

Todavía hay quien piensa que decir “Yo soy el amor de mi vida”  es una exhibición de un ego desorbitado, la voz de una soberbia insoportable o la presunción de un orgullo mal manejado. O sea, un pecado. Y no es cierto si uno lo dice porque lo siente y con toda la humildad que requiere para que sea verdadero.

El Amor Propio es el amor a sí mismo. Hasta puede ser posible que ese sea el Sentido de la Vida: llegar a tal grado de aceptación propia –al margen de la cantidad de Desarrollo Personal o éxitos sociales que uno haya conseguido- que uno se pueda amar por lo que es en vez de menospreciarse por lo que no es.

Después de más de 30 años en este mundo del Autoconocimiento, cada vez veo con más claridad que lo que uno realmente busca –lo llame como lo llame-, incluso aunque no se dé cuenta conscientemente de que lo está buscando, es estar en Paz consigo mismo. Si lo está, lo estará también con el resto del mundo.

Se dice que vivir es “conciliar contradicciones”, porque no somos otra cosa más que un cúmulo de contradicciones al que hemos llegado por la mala o escasa o confusa educación que recibimos. Saltamos de la euforia a la tristeza, rozamos la felicidad pero también coqueteamos con la ansiedad, y sentimos amor con la misma intensidad que podemos sentir odio. Hoy estamos arriba y mañana podemos estar abajo. Vamos de la claridad absoluta en las ideas al más desconcertante caos.

O sea, somos Humanos. Por este motivo existe la necesidad de conciliar contradicciones y RECONCILIARNOS con nosotros mismos.

Tenemos que convivir -y sobrevivir- con esos aciertos que nos hacen sentirnos gratamente orgullosos de nosotros mismos, con los momentos en que nos reprochamos algo, con las dudas y los miedos, las sonrisas especiales y discretas de nuestro Amor Propio, con lo que llamamos “mis defectos” y con aquello oscuro que pretendemos guardar en secreto.

Todo eso conforma la amalgama que somos y ese conjunto tan diverso que estamos siendo, que incluye lo que puntuamos con un diez y lo que sólo consigue un cero. Esto es así y hay que aceptarlo/aceptarnos y amarlo/amarnos.

¿Por qué motivo? porque este estás siendo tú en este momento y porque no tienes otra opción para elegir. Eres la única materia prima de la que dispones. Lo que sí puedes hacer es modelarte de modo que se asemeje lo máximo posible a esa idea que tu alma tiene de ti, a ese potencial con el que naciste y que no has desarrollado del todo, y a la mejor versión que puedas lograr de ti.

La reconciliación entre los múltiples yoes es un primer paso obligatorio. No es bueno mantener vivos en el interior conflictos entre quienes han de ser necesariamente aliados. No tiene mucho sentido que uno de ellos tire por tierra el trabajo que ha hecho otro. No es adecuado avanzar si no lo hacen todos juntos, porque estaremos anclados a algunos puntos que no nos dejarán seguir en libertad.

Es muy posible que hayas pensado algo similar a “yo no me creo eso de que soy el amor de mi vida”. Entiendo que esa pueda ser tu respuesta. Hasta es posible que creas que es cierto lo que dices. Tu Autoestima no colabora contigo, es evidente. El Amor Propio no aparece a menudo por tu vida, sin duda. Tienes una hermosa tarea por delante: la de hacer todo lo necesario para que haya tal cambio dentro de ti que sí puedas decir esa frase sin que sea una mentira.

No es una relación sana aquella en la que uno no consigue alcanzar ese estado de complacencia en el cual tenga una convivencia pacífica consigo mismo, sin entrar en menosprecios, sin hacer grandes conflictos de pequeñas incidencias, respetándose mucho y reconociéndose los esfuerzos y aportaciones para alcanzar una relación en la que el Amor hacia sí mismo sea un factor prioritario.

Para alcanzar ese estado de bienestar es evidente que uno se ha de imponer necesariamente una colaboración personal constante y efectiva. Esperar que las cosas cambien solas es un auto-engaño inútil e imperdonable. Y conformarse con seguir en un estado donde no se pueda llegar a sentir con rotundidad que uno es el amor de su vida también es imperdonable.

Te lo recomiendo. Haz lo que sea necesario para enamorarte de ti. Te garantizo que será una de las mejores decisiones de tu vida. Eso te promete y garantiza un resto de vida más tranquilo, más enriquecedor, más satisfactorio.

Cualquier proceso de mejora de la Autoestima se realiza mejor de la mano de un Psicólogo que sea MUY BUENO, pero si no puedes trabajar con uno y quieres acceder a mucha y muy buena información sobre Autoestima la encontrarás en este enlace: https://buscandome.es/index.php/board,62.0.html

Te dejo con tus reflexiones…

2
CAPÍTULO 180 - NO VOLVER A ENAMORARSE PARA NO VOLVER A SUFRIR
-ATENCIÓN A LA BAJA AUTOESTIMA-

Este es el capítulo 180 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER


“Nunca más volveré a enamorarme. Ya he sufrido con la relación anterior”, dijo alguien que había terminado su relación de un modo desagradable.

Eso es tan absurdo como si alguien que se tropieza un día decide no volver a andar jamás, o quien no vuelve a bañarse nunca más porque una vez el agua estaba fría.

Esa es una de esas decisiones que se toman en un momento de enfado o decepción, y es, por tanto, una decisión muy posiblemente equivocada, ya que no se han de tomar decisiones ni en momentos de euforia ni en momentos de abatimiento; en ambos casos existen muchas posibilidades de que estén tomadas de un modo erróneo.

Nadie debe auto-condenarse a la privación de volver a enamorarse simplemente porque una relación no salió como se deseaba. No hay que caer en el tópico equivocado de “todos los hombres son iguales”, o “todas las mujeres son malas…”

Es mejor esperar que las aguas vuelvan a su cauce, que el enojo se disuelva o se aclare en su origen hasta que se entienda como un caso aislado y no como una norma. Si fuera una norma, no funcionaría ninguna pareja. Hay hombres buenos y hay mujeres encantadoras. Sólo hace falta que se encuentren entre ellos.

Mi sugerencia es que, cuando alguien se encuentre con otra persona por la que sienta o crea sentir algo y con la que podría establecer una relación, se entregue totalmente, sin reservarse nada, sin miedos, sin prejuicios, porque si la otra persona encuentra resquemor, inseguridad, o frialdad en la entrega personal y sentimental, puede sacar una conclusión equivocada y abandonar la relación por ese motivo.

La relación, sobre todo al principio, necesita del apasionamiento; saber que está emocionalmente vivo y su corazón es capaz de latir desaforado, saber que se inmiscuye en los sueños del otro, que ocupa su pensamiento la mayor parte del día, que siente y hace sentir. Es necesario sentirse importante y especial para el otro.

Si el otro tiene la sensación de que no hay pasión, sospechará una de estas dos cosas: o que es una persona sentimentalmente fría –y eso le puede echar para atrás-, o que no le siente como alguien especial –y eso también echa para atrás-.

Y, además, lo que uno quiere es enamorarse de nuevo, encontrar la persona que dé lo que ya no le daba la anterior relación, o que no dé lo que el otro daba y no se quería, y uno debe sacar todo ese amor que se tiene retenido y que tan feliz hace entregarlo.

Hay que pensar en esto. Y decidir cómo se comportará uno cuando vuelva a sentir algo parecido a eso que llamamos amor.

Los corazones se curan siempre, aunque persistan esas cicatrices cuya única misión es recordar que no se quiere volver a pasar por una situación desagradable. Uno no quiere no tener una relación: lo que no quiere es una relación como la anterior. Así que hay que prepararse para la próxima, seguir todo el proceso del modo adecuado –sin hacerse trampas-, seleccionar adecuadamente, entregarse a ella, y si no sale bien, cortar antes de volver sufrir.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- Conviene eliminar la decisión tajante de no querer volver a tener una relación. No todas son o van a ser iguales. Ese prejuicio conviene eliminarlo.
- Quien viene de una relación desagradable tiene algo a su favor: ya sabe lo que NO va a permitir en la siguiente relación.
- Uno puede amar hasta el último día de su vida, no hay un límite por la edad o por experiencias anteriores amargas. Nunca es tarde para enamorarse y amar.


Francisco de Sales



3
AYUDA PSICOLÓGICA Y JURÍDICA GRATIS EN MÉXICO

CONSEJO CIUDADANO


Teléfono 5555 33-5533



web:

https://www.consejociudadanomx.org/index.php/es/
4
CÓMO HABLAR CON TU HIJO PARA EVITAR QUE SUFRA ABUSOS SEXUALES


Son muchas las preocupaciones que un padre o madre puede llegar a tener en su día a día cuando se trata de sus hijos, y más aún cuando ya comienzan a salir del nido y empiezan a relacionarse con otras personas. Algunas de ellas son, sin duda,  las diferentes dudas que nos surgen cuando comienzan a ir al colegio, a moverse fuera del entorno familiar y a acudir a campamentos y excursiones: ¿qué podemos hacer para que nuestros hijos no sufran nunca abusos sexuales? ¿Cómo podemos hablarles de este tema? ¿Cuál es la edad idónea para mantener con ellos esta conversación?

Para contestarnos a estas y otras muchas preguntas, en Sapos y Princesas hemos contado con la inestimable colaboración de Margarita García Marques, fundadora de AspaSi (Asociación para la Sanación y la Prevención del Abuso Sexual Infantil) y psicóloga especialista en temas de abusos.

El resto del artículo lo puedes leer aquí:


https://saposyprincesas.elmundo.es/consejos/psicologia-infantil/como-hablar-con-un-nino-para-evitar-que-sufra-abusos-sexuales/

5
CUÁLES SON LAS MEJORES TÉCNICAS DE ESTUDIO
según la Universidad de Harvard


aquí tienes el artículo:

https://webdelmaestrocmf.com/portal/cuales-son-las-mejores-tecnicas-de-estudio/
6
La reflexión que vas a leer a continuación no es solamente un conjunto de palabras correctamente ordenado, sino la esencia de una reflexión o de una experiencia.

Si la aprendes de memoria, estará bien; pero solamente surte su efecto si la lees con el corazón, y si la dejas que se repita dentro de ti para que la comprendas y la integres.

Déjala que peregrine dentro de ti… que se expanda… que te llene… que te hable más allá de lo condensado…


CUANDO ANALIZAMOS NUESTRA VIDA Y NUESTROS FALLOS EN ELLA PODEMOS EXCEDERNOS FÁCILMENTE EN LOS REPROCHES CONTRA NOSOTROS MISMOS. HAY QUE TENER MUCHO CUIDADO CON ESTO.
7
CAPÍTULO 179 - SEGUIR EN LA RELACIÓN POR UN SENTIMIENTO DE CULPABILIDAD
-ATENCIÓN A LA BAJA AUTOESTIMA-

Este es el capítulo 179 de un total de 200 –que se irán publicando-  que forman parte del libro RELACIONES DE PAREJA: TODO LO QUE NO NOS HAN ENSEÑADO Y CONVIENE SABER


Seguir en una relación en la que realmente no se quiere seguir puede tener mil razones o justificaciones. Por ejemplo el miedo a no encontrar otra y preferir “lo malo conocido a lo bueno por conocer”. O las necesidades económicas que uno no puede solventar por su cuenta y su pareja sí se las resuelve. O seguir teniendo un hogar para sí y para sus hijos. O sentirse culpable y pensar que si abandonan a su pareja al otro le va a ir todo mal en la vida –y uno va a ser castigado por una vengativa ley divina que no existe-, que el otro se va a sentir solo y abandonado, que se va a suicidar, que no sabrá valerse por sí mismo…

Otras siguen –a pesar de que les perjudica y ya no existe el amor que les unió- porque sienten lástima o pena: “pobrecito, qué va a ser de él” es una de esas excusas que no se deberían admitir como válidas y justificantes. Y hay que cuidar que no pretenda inmiscuirse aquí una mal entendida caridad cristiana, ni le salga a una un espíritu de sacrificio inculcado por una tradición de mujeres esclavas y sumisas de generaciones anteriores, porque se convertirá –si no se ha convertido ya- en una relación que tiene todas las posibilidades de salir mal y producirá un efecto negativo en quien lo haga, ya que estará haciendo el sacrificio de su felicidad y su vida y eso, antes o después, se lo va a echar en cara a sí misma.

En una relación sentimental –cuando no es una clara relación de intereses- el amor es un ingrediente indispensable.

Algunas personas que toman la determinación de estar en una relación sin amor no lo hacen para que el otro sea feliz, sino más bien porque se sentirían culpables de la infelicidad del otro. Así se cargan de una responsabilidad que no es suya.

Quien se encuentre en una relación de estas características que revise qué está haciendo, y por qué y para qué, y que sea capaz de salirse de la relación y de su papel en ella si considera que es lo que quiere hacer, y que observe a esa persona que es ella misma que está consagrada a una muy noble tarea –aparentemente-, pero para ella aniquiladora como persona. Que observe sus sentimientos al verse y se dé cuenta de si siente lástima, piedad, compasión, o ganas de agarrarla del brazo y sacarla de ese sinsentido. Que se dé cuanta si siente aceptación y conformismo sin más, pero que verifique que no le esté causando cualquier tipo de mortificación. Que valore, pero con una honradez intacta e insobornable, si quiere seguir así o si es más honesto para consigo misma -y posiblemente y a la larga para el otro- dejarlo y dedicar su vida a una relación en la que sí pueda amar de verdad y ser amada del mismo modo.

SUGERENCIAS PARA ESTE CASO:

- Mucho cuidado con tener y acatar un sentimiento de culpabilidad, porque es algo que sucede en demasiadas ocasiones. Cada persona es responsable de su parcela en la relación y el culpable es quien no ha cumplido.
- El papel de la esposa esclava o sumisa es injusto y no se debe mantener.
- En el enlace matrimonial dice el sacerdote al novio “Compañera te doy, que no sierva”. Si esta frase te remueve algo… reflexiona.
- Esta es una gran verdad: No aceptar lo inaceptable, no perdonar lo imperdonable, no culpabilizarse de lo que no se es culpable.


Francisco de Sales


8
COLABORACIONES: ARTÍCULOS INTERESANTES / LA ACTITUD ES LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL CAMBIO
« Último mensaje por gozo en Marzo 03, 2021, 06:08:43 am »
LA ACTITUD ES LA FUERZA MÁS PODEROSA DEL CAMBIO

La actitud es la fuerza más poderosa que poseemos, sin embargo a menudo la ignoramos. Hacemos todo lo posible por dejarla en un segundo lugar, mientras nos esforzamos por culpar a los demás de lo que nos pasa, quejándonos de todos los problemas que se nos vienen encima y sintiéndonos víctimas de las circunstancias.

La pregunta que tenemos que hacernos es: ¿qué actitud estamos adoptando ante la vida? Reflexionar sobre esta cuestión y saber si nos está beneficiando o no, nos permitirá ser mucho más conscientes de por qué poco o nada marcha tan bien como nos gustaría. Incluso, si abrimos bien los ojos, nos daremos cuenta de que las dificultades no son tan terribles como las estamos viendo.

“Resolver la vida que nos tocó es fácil al final, nosotros la hacemos difícil, todo pasa por la actitud”
-Anónimo-

ESCOGER NUESTRA ACTITUD ANTE CUALQUIER CIRCUNSTANCIA

Podemos escoger cómo afrontar las circunstancias, al menos sobre eso siempre tenemos control. La actitud es la fuerza más poderosa que tenemos, pues gracias a ella podemos cambiar lo que nos sucede o, al menos, el modo en el que le hacemos frente. ¿Aceptamos o rechazamos? ¿Nos quejamos o nos ponemos en marcha?

Imaginemos que tenemos una pareja que siempre se está quejando, de manera que su actitud cada vez nos gusta menos. Vivimos amargados, es una buena persona pero ya no somos felices en nuestra relación; sin embargo, ahí estamos sin tomar ninguna decisión. Mientras, intentamos que nuestra pareja cambie, le echamos la culpa de lo mal que va la relación, que el vínculo está cada vez más roto.

Leyendo esto, desde nuestra perspectiva, sabríamos perfectamente qué hacer. Tenemos dos opciones: aceptar a nuestra pareja tal y como es, quererla y amarla sin desear que cambie. También podemos romper la relación y darle la oportunidad al otro de que también pueda ser feliz con otra persona.

Como podemos ver, la actitud es la fuerza más poderosa, pues nos permite salir de una situación que no nos gusta. Todo ello, tomando una decisión y cambiando nosotros, no intentando que el otro lo haga. Esto mismo puede aplicarse en otro tipo de circunstancias. Cuando contraemos una deuda, cuando nos quedamos sin trabajo, cuando una enfermedad hace acto de presencia o cuando un familiar muere.

De nada sirve quejarnos, clamar al cielo sobre lo injusto que es, victimizarnos y quedarnos quietos sin hacer nada. De nada sirve buscar culpables donde no los hay, negarnos a aceptar lo que viene así, sin más. Hacernos preguntas sin sentido de “¿por qué a mí?”, “¿es que he hecho algo mal?”.

“Aquello que no podemos evitar, solo podemos aceptarlo”
-William Shakespeare-

LA ACTITUD ES LA FUERZA MÁS PODEROSA QUE NOS PERMITE SER FELICES

La actitud es la fuerza más poderosa que impulsa los cambios, las tomas de decisión, los nuevos rumbos. Gracias a ella, podemos encontrar nuestra felicidad o mantenerla. Porque no olvidemos que la felicidad tenemos que encontrarla en nuestro interior, con independencia de que el exterior contribuya: unas veces lo hará y otras no.

Gracias al poder de nuestra actitud, podemos comprender que no hay límites y que no tenemos por qué sentirnos desbordados por las circunstancias. Por muy grave que pueda resultar una situación, como la pérdida de un trabajo o contraer una deuda, siempre terminaremos saliendo y superando ese bache. Es la propia inercia vital.

Sin embargo, en ocasiones nuestras emociones ahogan este atisbo de esperanza, dramatizando en exceso lo que ocurre. No obstante, tarde o temprano, no nos quedará otra que aceptar la situación y seguir adelante. ¿Por qué no hacerlo desde un principio? ¿Por qué buscar sentirnos tan mal sin que sea necesario?

Es importante que confiemos en nosotros mismos y que no nos quedemos en nuestras zonas de confort: si lo hacemos se reducirán, en vez de ampliarse. Si nos quedamos en ellas veremos cómo se estrecha ese estado de confort, hasta que poco a poco deje de ser “de confort” y nos sintamos acorralados por las propias circunstancias.

No tenemos por qué tenerle miedo al cambio. Los cambios en principio son oportunidades, nuevos comienzos, nuevos rumbos. Dejaremos algo atrás, es cierto. Pero lo que está por venir también puede dejarnos algo nuevo si contamos con la paciencia y la inteligencia como para ponerlo a nuestro favor. Una ocasión para aprender, superarnos, madurar y darnos cuenta de que podemos con todos los problemas que se nos presenten.

No nos olvidemos de que la actitud es la fuerza más poderosa del cambio. Podemos tomar decisiones para salir de una situación que nos desagrada. Podemos aceptar aquello que no nos gusta, dejar de rechazarlo y seguir adelante. Muchas veces, el reflejo del futuro nos devuelve una imagen más complicada de lo que en realidad nos aguarda. Con la actitud elegimos algo tan sencillo y vital como la forma de posicionarnos ante esta imagen.


Raquel Lemos Rodríguez

9
RELACIONES DESTRUCTIVAS: ¿POR QUÉ PERMANECEMOS EN ELLAS?

Por mucho que lo intentas, terminas tropezando con el mismo perfil de personas en tus relaciones de pareja. Esas que inundan de malestar, obsesiones y con las que acabas formando relaciones destructivas. ¿Alguna vez te has preguntado por qué atraes a personas que no te convienen? ¿Será mala suerte? En absoluto. Esto que te sucede tiene nombre y se conoce como el círculo vicioso de la retraumatización.
 
Cuando repetimos el mismo patrón de pareja, una y otra vez, algo está ocurriendo. No es que las personas vengan a nosotros porque sí, sino que las escogemos y atraemos por alguna razón. En vez de darles el alto, las invitamos a entrar en nuestra vida. Hay algo en ellas que nos atrae, aunque tarde o temprano la historia se termina repitiendo…

“Cada cual tiene el amor que cree merecer. Cada cual tiene el destino que cree merecer y cada cual tiene la vida que cree merecer”
-Anónimo-

¿Qué pasamos por alto durante la fase de enamoramiento? ¿En qué errores continuamos cayendo al conocer a una persona? Para encontrar respuestas, no solo hay que observar cómo nos comportamos una y otra vez al conocer a alguien, hay que echar una mirada hacia la infancia. Porque por algún motivo, estamos repitiendo nuestro pasado y revivimos lo que en un momento nos hizo daño.

LA HISTORIA DE LAURA Y SUS RELACIONES DESTRUCTIVAS

Laura es una joven que con 18 años empezó a tener sus primeras relaciones amorosas. Ella tenía baja autoestima, por lo que a través de redes sociales y chats logró sentir que había personas que podían fijarse en ella. De hecho, se enamoró del primer chico que lo hizo. Aunque en un primer momento físicamente no le gustaba, creía que con el tiempo eso podía cambiar.

Ese chico engañó a Laura. Descubrió varios mensajes en su móvil quedando con otras chicas y mencionando “qué bien me lo pasé el otro día”. Pero se calló, hasta que con el paso del tiempo no pudo más. La relación se fue al traste, pero antes de romper, Laura ya tenía una nueva persona con quien salir. Alguien que estaba casado. Alguien con quien engañó a la pareja que le había engañado.

Las relaciones de Laura fueron todas desastrosas y ella no se daba cuenta de que las estaba reenganchando. Nunca se dio un tiempo para estar sola y comenzaba relaciones sin gustarle realmente la persona con la que estaba. Se auto-engañaba. No era amor lo que sentía, sino una necesidad de aprobación y una búsqueda por no quedarse sola.

“Las relaciones destructivas suelen ser un ocho acostado”.
-Bibiana Faulkner-

Todas las relaciones de Laura eran destructivas y se repetía un mismo patrón. Las personas con las que iniciaba una relación estaban casadas o terminaban siendo infieles. Es decir, Laura estaba en relaciones donde sus parejas se alejaban de ella, la dejaban sola, la sustituían por otra persona, la engañaban y mentían… ¿De dónde podía venir todo esto?

Laura había vivido una situación familiar donde su padre engañaba a su madre, esta lo permitía y en un momento dado hizo lo mismo, le engañó también. Sus padres estuvieron a punto de divorciarse, pero continuaron. Hasta que después de 20 años, terminaron definitivamente. Su madre siempre se sintió engañada, sola, como si fuera “la otra”. Su padre siempre engañó a su madre, siempre llevaba una doble vida. Incluso tuvo un hijo con una de sus otras relaciones.

SALIR DEL CÍRCULO VICIOSO DE LA RETRAUMATIZACIÓN

Laura no era consciente de lo mucho que le había afectado su entorno familiar. En sus relaciones, elegía a parejas similares a su padre. De alguna manera, revivía esa soledad, esa sensación de ser la otra y los miedos experimentados en su infancia.

Atraer una y otra vez lo mismo no es más que una señal de alerta para empezar a ser conscientes de lo que nos sucede y tomar decisiones al respecto. De nada nos va a servir culpar a otros de lo que ahora nos ocurre. Somos responsables de nuestra propia vida y solo nosotros podemos decidir de qué manera la queremos experimentar.

Esta no es una situación sencilla. Laura, por ejemplo, pudo haberse ido al extremo de pensar que era mejor estar sola para evitar encontrarse con personas que siguieran haciéndole daño. De esta manera, rechazaría a cualquier potencial pareja, aunque esta no continuase perpetuando el patrón que se había cumplido hasta el momento. Se estaría limitando y, probablemente, no sería feliz.

Por eso es importante no caer en extremos. Encontrar el equilibrio, ver qué está fallando, los errores que estamos cometiendo y que nos están llevando a tener relaciones destructivas. Todo ello es muy importante para construir nuestras relaciones.
Las relaciones destructivas te minan por dentro, te agotan, te roban toda tu energía. Sin embargo, no eres consciente de que con una sola decisión, esa situación podría dar un giro de 180º.

Se puede salir de las relaciones destructivas. Tan solo tenemos que ser conscientes del trauma que nos habita y nos marca. Nuestro único objetivo es superarlo.

No culpemos, no ejerzamos de víctimas y no nos conformemos. Con una decisión podemos cambiar el rumbo que hasta ahora habíamos llevado. Ahora bien, ¿estamos preparados para afrontar el miedo que nos supone el cambio?

Raquel Lemos Rodríguez
 

10
PAREJA, FAMILIA Y RELACIONES / ¿POR QUÉ TU MADRE SIEMPRE TE SACA DE QUICIO?
« Último mensaje por Irene Zambrano en Marzo 03, 2021, 06:06:54 am »
¿POR QUÉ TU MADRE SIEMPRE TE SACA DE QUICIO?
ROCÍO CARMONA

Muchas mujeres relatan que les cuesta manejar la relación con su madre y acaban discutiendo por todo


El vínculo entre una madre y su hija es el más profundo que existe, según descubrió la ciencia ya hace algunos años. Una investigación conjunta de la Universidad de California y de la Universidad de Stanford publicada en 2016 en el Journal of Neuroscience halló que la relación madre-hija presentaba conexiones neuronales muy similares, a mucha distancia de las de cualquier otro vínculo familiar. Y es que el cerebro de madre e hija es muy parecido en el ámbito de las emociones y estados de ánimo, lo que explicaría que en ocasiones nuestras progenitoras nos conozcan por dentro casi tan bien como se conocen a sí mismas.
Tanta cercanía, no obstante, también puede ser el motivo de que estas relaciones sean las más complejas y delicadas manejar. Es el caso de Mar, una abogada barcelonesa de 47 años: “Por más que lo intente no lo consigo, y me cuesta entenderlo. Soy una mujer adulta, me ocupo de mi casa y de mi carrera con pocos problemas, pero si paso con mi madre más de veinticuatro horas, de repente me veo discutiendo con ella como cuando tenía quince años. Es como si cada vez hiciera una regresión”.

Las investigaciones muestran que el cerebro de madre e hija es muy parecido en el ámbito de las emociones y estados de ánimo
 GoodLifeStudio / Getty Images/iStockphoto
Y no es el único. “Se acercan las vacaciones y ya empiezo a temblar. Tengo ganas de verla, porque vivimos lejos, pero cuando estamos juntas sé que siempre acaban saltando chispas. He probado de todo, hasta meditar, pero no hay manera”. La queja de Olivia, un ama de casa de 39 años, recuerda a la conocida frase del maestro espiritual Ram Dass: “Si crees que estás iluminado ve a pasar una semana con tu familia”.
A menudo idealizamos el vínculo madre-hija , pero lo cierto es que este evoluciona con el tiempo y toma diferentes formas, incluso dentro de la misma familia. Cuando más se suele hablar de él es en los primeros años de la crianza y en la adolescencia, pero mantener un vínculo sano con nuestras madres sigue siendo igual de importante en la etapa adulta.
Entonces, ¿cómo lograr mantener una relación más positiva?



Aquí puedes acceder al resto del artículo:


https://www.lavanguardia.com/vivo/psicologia/20200311/473974383649/madre-hija-relacion.html


Páginas: [1] 2 3 4 5 6 7 8 9 10

TinyPortal 1.6.5 © 2005-2020